PICO DE BOUM (3.006 m)

2008/07/25

Con el puente de Santiago por delante, nos acercamos hasta el Valle de Benasque para ascender algún 3.000 sin complicarnos demasiado, pensando más en la CRESTA DE LA MUNIA de la jornada siguiente.

La ascensión al modesto Boum no es un paseo, a la sombra de sus hermanos mayores, es uno de los mejores miradores de la cumbres del Valle de Remuñe.


SITUACIÓN
Parque Natural de Posets - Maladeta. Pirineo de Huesca/Francia.


El Boum en la ascensión a la Tusse de Remuñe y al Pico Rabadá el día 2008/07/05.


El Boum en el descenso de la Tusse de Remuñe y el Pico Rabadá el día 2008/07/05.


PUNTO DE PARTIDA
Carretera A-139 que remonta el Valle de Benasque, entre el Barranco de Remuñe y el final de la carretera.

Desde Benasque, continuar por la carretera A-139, en dirección al final del valle sin desviarnos. Pasar el Barranco de Remuñe y unos 500 metros más arriba a mano izquierda, parte un sendero en dirección al Valle de Remuñe. Se puede dejar el coche en el lateral de la carretera o bien continuar hasta el final de la misma, donde siempre hay sitio para aparcar.

Para llegar a Benasque (Huesca), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Valle de Benasque 1:30.000. Editorial Alpina.

MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 1.200 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 10 km.
TIEMPO TOTAL: 11:15 horas.
DIFICULTAD: Poco Difícil Superior (PD+).
Los últimos 100 metros de ascensión por la Pared Sur del Boum son un poco expuestos:
- Canal - chimenea de grado III en el acceso a la Pared Sur, donde existe un clavo y un mallón para asegurar/rapelar. La entrada de la canal puede complicarse debido al nevero existente en la base de la pared.
- Pasos de grado II+ en la Pared Sur antes de salir a la cresta, donde es complicado asegurar.
- Paso de grado II+ entre la horcada existente en la cresta y la cima.
El descenso por la Pared Sur exige extremar la precación y/o rapelarla si fuera necesario. En total hicimos tres rápeles en el descenso de la pared, los dos últimos dentro de la canal utilizando los seguros existentes en la misma.
- 1º rápel a mitad de pared utilizando un cordino que colocamos en un puente de roca.
- 2º rápel al comienzo de la canal utilizando un clavo existente en la canal, colocado en una fisura.
- 3º rápel al final de la canal utilizando un mallón existente en la canal.
Ascensión fuera de sendero desde los Ibons de Remuñe.

MATERIAL: Material individual para asegurar/rapelar en la pared: cordino de 8,5 mm de 15 metros de longitud, varias cintas planas y cordinos para montar puentes de roca, aparato asegurador/descensor, mosquetones de seguridad, mosquetón tipo HMS, arnés de alpinismo; casco; crampones y piolet recomendable.

ASCENSIÓN
Tras el viaje en coche, aparcamos junto al sendero que asciende por el Valle de Remuñe... nos preparamos rápido ya que, como siempre, es bastante tarde.

Ascendemos por el sendero remonta el valle en dirección hacia el Ibonet de Remuñe, siguiendo los hitos en todo momento, que nos conduce paralelos a la Aigüeta de Remuñe siempre por el lado derecho de la misma, o sea, por su margen orográfica izquierda.


Una indicación en el camino.


Vista atrás, las nubes avanzan hacia el Pico de Alba.


Forca Remuñe y Tusse de Remuñe, donde estuvimos hace unas semanas.


La Aigüeta de Remuñe baja con fuerza.


A la altura del Ibonet de Remuñe tomamos el desvio hacia el Boum, dejando el sendero que se dirige hacia el Portal de Remuñe, perfectamente señalizado.

Hacia el Portal de Remuñe.


Nosotros seguiremos por aquí.


A partir de aquí, continuamos por el sendero pero pronto desaparece y no hay ni rastro de hitos, por lo que vamos ascendiendo por la zona más practicable.

Remontando desde el Ibonet de Remuñe.


Con el Pico de Alba de fondo.


Forca Remuñe con su inconfundible silueta.


Avanzamos con ciudado.


Sin rastro de hitos por ningún sitio, vamos ascendiendo, en busca del Ibon de Boum, situado a los pies del Mall Barrat.

Tuca de Lliterola, donde estuvimos hace unos meses y Pico de Remuñe.


Forca Remuñe, donde estuvimos hace casi un año, ahora un poco más cerca.


Avanzando por el caos de rocas.


Y por los neveros existentes.


Hasta avistar nuestro objetivo de hoy.


La Cara Sur del Mall Barrat.


Remontando por un gran nevero, persistente para las fechas en las que encontramos, nos situamos en un espolón de roca existente al sur del Boum, desde donde la vista mejora notablemente.

Macizo del Perdiguero al completo.


Y el impresionante Maupas o Malpás desde aquí.


El propio Boum desde nuestra atalaya.


Con las nubes sobre el Macizo de La Maladeta.


Paramos un buen rato para valorar si continuar o no, ya que el tiempo se está complicando y no tenemos ganas de que nos pille una tormenta en la subida o en el descenso por la pared.

Además, nos hemos dejado los crampones y el piolet en el coche, pensando que nos los necesitaríamos (grave error), y el nevero por el que tenemos que ascender para acceder a la base de la pared tiene una pendiente considerable para hacerlo sin ellos.

Tras meditarlo mientras picamos algo y nos hidratamos, nos colocamos todo el material y decidimos subir sin las mochilas para ir un poco más ligeros.


Nos tomamos nuestro tiempo en prepararnos.


Desde este punto, remontamos con ciudado el nevero existente en la base de la Cara Sur en busca de la canal-chimenea por la que, en teoría, se asciende más fácilmente.

El día empeora por momentos.


Vista atrás, donde están nuestras mochilas.


Lo que nos queda para llegar a la pared.


Mane avanzando con ciudado.


Al final del nevero, al pie de la pared, hay una rimaya de tamaño considerable, por lo que extremamos la precaución a la hora de acceder a la misma.

La rimaya del nevero nos complica la entrada a la canal.


Dentro de la rimaya podemos estar de pie.


Tras un buen rato en la base de la pared, buscando la famosa canal, encontramos una vía de entrada "no muy complicada" y comenzamos a ascender... extremamos la precaución en todo momento, sin ser excesivamente difícil, la canal es un poco expuesta.

Tras ascender los primeros metros por la canal, un tanto verticales, y donde encontramos un mallón para asegurarnos, nos desviamos de la canal hacia a la izquierda, siguiendo algún que otro hito, pero muy atentos a cada paso ya que la roca está algo descompuesta y no nos proporciona demasiada seguridad.

Según las reseñas que hemos consultado, lo más sencillo es seguir por la canal, pero nosotros no lo hemos visto muy claro, por lo que continuamos ascendiendo por la parte izquierda de la pared.

Unos metros más arriba, tras desviarnos de la canal.



El espolón donde hemos dejado las mochilas.


Nuestro ascenso desde los Ibons de Remuñe.


Seguimos ascendiendo con mucho cuidado, comprobando cada agarre y tanteando cada paso, hasta que, casi andando, salimos a la cresta, desde donde ya vemos a la cima.

La cresta a la que hemos llegado.


Mane me sigue de cerca.


PERDIGUERO a la izquierda y Maupas a la derecha.


Desde este punto, solo tenemos que seguir por la cresta para salir a la horcada existente en la misma y que precede a la cima del Pico de Boum.

La cima está muy cerca.


Avanzamos con cuidado por la izquierda de la cresta, ya que por la derecha se complica la progresión, y sin mayor complicación salimos a la horcada previa a la cumbre.

De la que solo nos separan unos metros.


Desde la horcada en la que estamos.


Vista atrás, la cresta por la que hemos venido.


Entre la horcada y la cima existe una trepada de grado II bastante expuesta, pero que se supera sin demasiada complicación, otra cosa será el descenso.

Tras la trepada, los últimos metros los hacemos andando.


De camino a la cima.


Observando los verdes valles de la vertiente norte.


La cumbre del Pico de Boum tiene dos cimas separadas entre sí unos metros, de similar altitud y con hitos de piedras tanto en una como en otra.

Cima del Pico de Boum (3.006 m).


Por donde hemos ascendido, desde la cima más occidental en la que nos encontramos.


La cima occidental desde la más oriental, con el Perdiguero de fondo.


Es muy tarde y el tiempo parece que se complica por lo que decidimos no estreternos más de lo necesario, solo para hacer unas cuantas fotos y reponernos de la ultima parte de la ascensión, un poco ajetreada.

Además, todavía nos queda el descenso de la pared, que tal y como está la roca, imaginamos que será entretenido y no descartamos tener que hacer unos cuantos rápeles para bajar, con la pérdida de tiempo (en el buen sentido) que ello conlleva.


PERDIGUERO con los 3.000 que recorrimos hace casi un año y Maupas de nuevo.


Las nubes lo cubren todo.


Lac Bleu en la parte francesa.


Junto a los hitos cimeros.


De nuevo, las nubes son las protagonistas.


En todas las direcciones.


La abrupta cresta hacia el Mall Barrat.


Macizo de La Maladeta cubierto por la nubes de nuevo.


Ahora sin Mane.


Un poco más cerca.


Forca Remuñe y Portal de Remuñe en primer plano, al fondo a la derecha el Posets.


En la cima con el Perdiguero de fondo.


Es hora de marcharnos después de deleitarnos con las vistas desde la cima... iniciamos el descenso con cuidado ya que la roca está un poco mojada.

Al principio andando.


Destrepando el paso de grado II.


Tras el destrepe, un poco expuesto, desandamos el camino por la cresta antes de iniciar el descenso por la pared.

Mientras las nubes casi ocultan el Maupas.


Desde este punto, iniciamos el descenso por la pared que, sin tener pasos demasiado complicados, en gerenal es un poco expuesta, fundamentalmente por la mala calidad de la roca, comprobando cada agarre y cada paso, pues un movimiento en falso nos haría terminar 100 metros más abajo.

Destrepamos con ciudado los primeros metros y en un paso bastante expuesto decidimos evitarlo por la izquierda.


Haciendo alguna maniobra.


A partir de aquí, seguimos destrepando con mucho ciudado y, tras un pequeño susto por una piedra inestable que casi me hace caer hasta el nevero, decidimos montar un rápel con un cordino en un puente de roca.

Rápelando tras el susto.


Desde aquí, vamos descendiendo con ciudado hasta llegar a la canal, justo donde nos desviamos a la subida y unos metros más abajo, encontramos un clavo en una fisura, ideal para montar el segundo rapel del día, y que no habíamos visto en la subida.

En el primer rápel de la canal.


Los 15 metros de cuerda son suficientes para llegar hasta el mallón que hemos localizado en la subida y desde ahí montar el ultimo rápel, que nos dejará a los pies de la canal, junto al nevero.

En el último rápel de la canal y del día.


Una vez en la base de la canal, trepamos con ciudado por el hueco de la rimaya y el nevero, hasta llegar a la parte superior del mismo, para, desde ahí, dirigirnos al sitio donde hemos dejado las mochilas.

Sobre el nevero junto a la base de la canal.


Mall Barrat ahora tapado.


En busca de nuestras mochilas.


Al llegar a ellas, nos hidratamos bien, para reponernos de las emociones del descenso por la pared y sin comer nada, recogemos todo rápidamente para ponernos en marcha cuanto antes.

Las nubes siguen juguetonas.


Cubriéndolo todo a su paso.


Maupas se intuye tras ellas.


Desde aquí, descendemos siguiendo nuestras huellas en la nieve, con bastante rapidez, intentando llegar al Ibonet de Remuñe antes de que anochezca.

Asumimos que la vuelta por el sendero la haremos de noche hasta el coche, por lo que no nos entretenemos en hacer fotos durante el descenso.

Tras descender por el caos de piedras y alguna canal herbosa muy entretenida durante un buen rato, nos aproximamos al ibonet.


Atravesando algún curso de agua.


Por fin llegamos al Ibonet de Remuñe.


Desde aquí, solo nos queda desandar el sendero por el que hemos ascendido esta mañana, con las últimas luces del día.

Siguiendo los hitos y la senda bien definida, recorremos el Valle de Remuñe que hemos recorrido hace unas cuantas horas, con los frontales puestos.

La nubes sobre el Pico de Alba.



En el descenso, sorprendemos a una pequeña Salamandra común (Salamandra salamandra) de paseo en la oscuridad.

Recordemos desde aquí que los ejemplares de esta familia están protegidos y son muy delicados, por lo que se aconseja no molestarles bajo ninguna circunstancia ni mucho menos adoptarlos como mascotas.


Intentando esconderse de nuevo.


Ahora un poco más cerca.


Desde otro ángulo.


Unos metros más abajo, sorprendemos a otra.


Salimos del sendero junto al Barranco de Remuñe y llegamos al coche, donde comemos algo para recuperarnos de la "ascensión rápida" de hoy... :)

Dada la hora que es y lo cansados que estamos, optamos por marcharnos para casa a dormir y posponer la CRESTA DE LA MUNIA para otra ocasión.

Qué haremos mañana?



Para consultar otras Ascensiones a las Cumbres de más de 3.000 metros de los Pirineos, pinchad en este enlace: TRESMILES DE PIRINEOS.


Para consultar otras Ascensiones en el Parque Natural de Posets - Maladeta o en los Pirineos, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Otrás, si las fechas son correctas tres días más tarde, el 28 de julio, yo estuve en lo más alto del Maupas gracias por ofrecerme esas vistas de la otra parte, inéditas para mí.

Hiciste una subida con ambiente, con trepadistas y rápeles qué más se puede pedir.

Es tu reportaje identifico varios lugares, en la cita "Observando los verdes valles de la vertiente norte" la edificación que hay encima de la montaña es el complejo de Superbagneres la estación de esquí de Bagneres de Luchón o en plan coloquial Luchón.

Felicidades por esa puesta en escena.

SARITA dijo...

El Maupás es una de mis prioridades pendientes con mayúsculas desde el día que ascendimos al Boum... te envidio por esa ascensión!!

El Boum es muy entretenido, los últimos 100 metros son de trepada contínua y sin poder bajar la guarda... en el descenso me llevé un buen susto al quedarme con una roca en la mano a punto de realizar un destrepe...

Gracias por la info... la verde vertiente Norte es totalmente desconocida para mí... habrá que ponerle remedio...

Un abrazo!!