BUITRERA (2.046 m)

2.009/09/27

Aprovechando la llegada del Otoño nos acercamos a la Sierra de Ayllón para ascender a la Buitrera, el 2.000 más septentrional de la Sierra de Guadarrama y por lo tanto de todo el Sistema Central.

La Sierra de Ayllón es la gran solitaria de las Sierras de Madrid, a la sombra de la Sierra de Guadarrama mucho más próxima a la capital, Ayllón es la alternativa perfecta para los que buscamos ascensiones huyendo de las "masificaciones".

En el recorrido por la Sierra de Ayllón ascenderemos varias cumbres:

- ALTO DEL PARREJÓN (2.013 m)
- ALTO DEL CERVUNALILLO (2.016 m)
- BUITRERA (2.046 m)


SITUACIÓN
Sierra de Ayllón. Sistema Central.


PUNTO DE PARTIDA
Puerto o Collado de la Quesera.

Desde Riaza continuar por la carretera SG - 114 en dirección a la Estación Invernal de La Pinilla. A la altura del P.K. 4 donde existe una bifurcación, continuar por la carretera situada a la izquierda obviando el desvío de la Estación Invernal de La Pinilla. Tras pasar el Embalse de Riofrío, la carretera asciende junto al Hayedo de La Pedrosa hasta alcanzar el Puerto o Collado de la Quesera.

Para llegar a Riaza (Segovia), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Sierras de Ayllón y Ocejón 1:50.000. Editorial La Tienda Verde.

MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 750 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 13 km.
TIEMPO TOTAL: 05:30 horas.
DIFICULTAD: Fácil (F).
Itinerario por pista y sendero en todo momento.
La tormenta eléctrica en la Cima de la Buitrera le dá un plus de emoción.

MATERIAL: Nada reseñable.
AGUA: No se puede coger agua durante todo el recorrido (sí en este caso...).
En las proximidades del Collado del Cervunal es factible coger agua, en función de la época del año.


TRACK LOG GPS
Pinchad en este enlace: WIKILOC 20090927 BUITRERA

ASCENSIÓN
Desde Riaza continuamos por la carretera en dirección a la Estación Invernal de La Pinilla para continuar por la carretera que asciende hasta el Puerto de la Quesera, límite de las Comunidades Automómas de Castilla y León y Castilla - La Mancha y de las provincias de Segovia y Guadalajara.

Después de recorrer la carretera contemplando parte del Hayedo de la Pedrosa, uno de los más meridionales de toda Europa junto con el Hayedo de Tejera Negra y el Hayedo de Montejo de la Sierra, llegamos al Puerto de la Quesera donde aparcamos en la primera zona libre existente, desde donde ya vemos el cordal que recorreremos en dirección a la Buitrera.

La Cara Oeste del Alto del Parrejón.



Y el Hayedo de la Pedrosa a sus pies.


Nos preparamos la mochila con algo de comer y un ligero cortavientos, dejando el chubasquero en el coche, grave error..., pero eso lo descubriremos más tarde.

Avanzamos los primeros metros por la carretera que se dirige hacia Majaelrayo.


Mientras observamos el PICO DEL LOBO, donde estuvimos ya hace algún tiempo.


Andando por el asfalto.


Recorriendo la carretera en dirección Este antes de que comience a descender hacia Majaelrayo, alcanzamos la pequeña pista situada a mano izquierda que asciende en dirección a la Cumbre de la Tiñosa y al Cordal de la Buitrera.

Que ya vemos desde aquí.


Y el Pico del Lobo de nuevo.


Mientras continuamos el ascenso.


Entre ejemplares de Pinus silvestris y Erica sp.


Y las nubes invaden el cielo.


Observando la Peña de la Silla.


Que bordeamos por el Oeste.


Cruzando este portillo.


Hasta alcanzar el sendero.


Con las laderas tapizadas de rojo.


Por los deliciosos arándanos (Vaccinium myrtillus) existentes.


Observando algún hito en el camino.


Que desemboca en otro sendero.


Por el que ahora descendemos.


Echando un vistazo al recorrido realizado.


Y continuando por el sendero.


Nos aproximamos al Collado de las Lagunas.


Que alcanzamos en unos minutos.


Dejando atrás la Tiñosa y la Peña de la Silla.


Acompañados de esas nubes que no presagian nada bueno.


Y de algún ejemplar de rebollo (Quercus pyrenaica) junto a la senda.


Y ascendiendo los últimos metros.


Alcanzamos la Cuerda de las Berceras.


Desde donde vemos el Alto del Parrejón en el centro.


Hacia el que nos dirigimos sin entretenernos.


Ascendiendo entre pizarras y brezos.


Hasta alcanzar una primera cota previa al Alto del Parrejón.


Con las nubes de tormenta sobre el Pico del Lobo.


Y el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra.


Pero tenemos que continuar.


Mientras las nubes se desplazan.


Y nosotros nos aproximamos a la primera cima del día.


Hasta alcanzar el punto más alto.


Cima del Alto del Parrejón (2.013 m).


Hacemos una pequeña parada para beber agua y ponernos algo de abrigo antes de continuar, viendo como las nubes de tormenta se acercan cada vez más a nosotros más rápido de lo que esperábamos.

El OCEJÓN, donde estuvimos hace varios años, en la distancia.


Las nubes cada vez más cerca.


Y lo que nos queda por recorrer hasta la Buitrera.


Pues allá vamos.


Dejando la cima atrás.


Decendiendo hacia el Collado del Cervunal.


Al que llegamos rápidamente.


Y siguiendo las marcas amarillas.


Nos aproximamos al punto más alto de esta primera cota que no es el Alto del Cervunalillo.


Contemplando más cerca el Hayedo de Tejera Negra.


Uno de los más meridionales de toda Europa.


Y descendiendo unos metros.


Volvemos a ascender.


Avanzando por la cresta.


En dirección al punto más alto.


Desde donde observamos la Buitrera cada vez más cerca.


Y una panorámica para ver de dónde venimos.


Cima del Alto del Cervunalillo (2.016 m).


Tras una breve parada reanudamos la marcha en dirección a la Buitrera mientras las nubes de tormenta siguen avanzando hacia nosotros.

Descendemos hacia el Collado de la Buitrera.


Observando la Cara Sur de la misma.


Avanzando por el sendero.


Siguiendo los hitos en todo momento.


Mientras el tiempo se complica más y más.


Y nosostros nos dirigimos hacia la cresta.


Por la que avanzamos sin problemas.


Para salir de nuevo al sendero.


Y ascendiendo los últimos metros.


Observando el recorrido realizado.


Alcanzamos el vértice geodésico de la Buitrera.


Acompañados de numerosas nubes hacia el Sur.


Y alguna que otra hacia el Norte.


A pesar de las tormentas que creemos tener "controladas" decidimos parar a comer en la cima unos metros más abajo del vértice geodésico, pero por si acaso hacemos la foto de cima, no sea que luego tengamos que salir corriendo...

Cima de la Buitrera (2.046 m).


Nos situamos unos 3 metros más bajos que el vértice geodésico en la vertiente Oeste de la Buitrera desde donde tenemos controladas las nubes que vienen por el Sur, pero no las que vienen por el Este...

... y mientras comemos, recordamos entre risas las tres veces que nos ha pillado una tormenta eléctrica en la montañas y el "miedo" que hemos pasado, ja, ja, ja... sorprendidos por algún trueno procedente de la tormenta que se acerca por el Sur...

... y tras 30 minutos en la cima, decidimos movilizarnos sabiendo que nos vamos a mojar antes de llegar al coche pero confiando en que la tormenta nos "pille" situados en algún collado y no en la cima...

... pero la tormenta está avanzando rápido...


... y mientras recogemos y nos abrigamos un poco más ya la tenemos encima porque empiezan a caer las primeras gotas, claro que como somos nuevos en ésto es normal que nos pasen estas cosas...


... ésto no pinta nada bien...


... se masca la tragedia...


... Mane se ha alejado un poco más del vértice geodésico y no para de decirme: "Bajemos unos metros para alejarnos del vértice!!", mientras yo todavía estoy cerrando mi mochila con la cámara en la mano.

Y empieza a granizar...


... un segundo más tarde, el resplandor, la ionización del aire a mi alrededor (debido a la gran diferencia de potencial existente entre capas de aire) y el trueno posterior, me hace sospechar que un rayo ha caído muy cerca pero, por suerte, la tormenta está descargando en altura y los rayos no llegan a tierra.

Mientras los granizos nos golpean con fuerza, le grito a Mane: Lo he notado!!! y sin entretenernos más comenzamos a descender corriendo por el sendero con algún que otro resbalón sobre las pizarras mojadas, para alejarnos cuanto antes de la Buitrera y de la parte alta del cordal, acompañados por algún que otro rayo - trueno que nos vuelve a sobresaltar.

Si ese rayo hubiese caído en el vértice geodésico no estaríamos aquí para contarlo... pero por suerte no ha sido así y todavía tenemos que librarnos de la tormenta que tenemos encima, así que a correr...


... pero con las prisas de salir corriendo no sé si he cogido todo por lo que me paro un momento para revisar mi mochila y para confirmar que he cogido la cámara.

Aprovechando le hago una foto a Mane que está empapado.


Y quién no?? Con la que está cayendo!!!


Tras guardar la cámara de nuevo en la mochila continuamos corriendo por el sendero bordeando la Cima del Alto del Cervunalillo mientras los granizos se ensañan con nosotros.

A pocos metros del Collado del Cervunal un rayo nos vuelve a deslumbrar por lo que decidimos descender hacia el valle hasta situarnos junto a unas vacas, ellas sí saben huir de los rayos, y tras esperar unos minutos, en los que nos quedamos helados, decidimos continuar en dirección a la Cima del Alto de Parrejón.


Con esas nubes sobre nosotros.


Echando un vistazo atrás.


Aproximándonos a la cima.


Un poco empapados...


Cima del Alto del Parrejón (2.013 m).


Y sin entretenernos continuamos el descenso.


Observando lo que nos queda hasta la furgoneta...


... y esas nubes típicas de tormenta.


Y abandonando el cordal, descendemos por el sendero.


Aproximándonos al Collado de las Lagunas.


Desde donde contemplamos estas nubes...


... que descargarán en breve.


Y observando la Tiñosa.


Vamos rodeando la Peña de la Silla.


Echando un vistazo atrás.


Tras desviarnos del sendero continuando por la senda por la que hemos venido hace un rato y viendo que ya estamos a salvo, hacemos una parada para beber agua y comer unos cuantos arándanos, sin darle mayor importancia al tema de la tormenta, la verdad, salvo por el hecho de que estamos empapados... aunque, sinceramente, ésto nos pasa por no madrugar... no es así, NUDELS??

Media hora más tarde nos ponemos en marcha de nuevo, observando lo que nos queda hasta la "furgo".


El Puerto de la Quesera cada vez más cerca.


Avanzando tranquilamente.


Y nos despedimos de la Cuerda de las Berceras que hemos recorrido.


Mientras las tormentas se desplazan hacia el Ocejón.


Y descendemos de nuevo entre los Pinus sylvestris.


De camino a la carretera.


Cada vez más cerca.


Aproximándonos al límite de las Dos Castillas.


Aunque alguno no piense lo mismo.


Tras las emociones de la ascensión y algo empapados todavía, nos marchamos para casa, padeciendo un par de horas de atasco monumental, pero eso es otra historia...

... y como colofón final y por recomendación de VIDAL, gracias por acordarte de nosotros, os dejamos esta canción de "Los Deltonos" que creemos que es la banda sonora perfecta para esta ocación:





Para consultar otras Ascensiones en el Sistema Central, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.