PICA D'ESTATS (3.143 m) - PIC VERDAGUER O PICO VERDAGUER (3.131 m)

2008/08/02

Ascensión a la emblemática Pica d'Estats o La Pica, Techo de Lleida y de toda Catalunya, por una ruta menos conocida que la habitual desde la Vall Ferrera, buena alternativa para los que huímos de las masificaciones incluso en el mes de Agosto.

Durante la jornada de hoy, ascenderemos las siguientes cumbres:

- PICA D'ESTATS (3.143 m). Techo de Lleida y de Catalunya.
- PIC VERDAGUER O PICO VERDAGUER (3.131 m)


SITUACIÓN
Vall de Soulcem - Mounicou. Parc Natural Alt Pirineu. Pirineo de Lleida/Francia.


PUNTO DE PARTIDA
Última zona de aparcamiento del Étang de Soulcem (Embalse de Soulcem).

Desde el pueblo de Vicdessos, continuar hacia Auzat y tras atravesar el pueblo, seguir por la carretera D-8, en dirección a Marc y al Refugio de Mounicou. La carretera se adentra en el valle y tras pasar el refugio, seguir las indicaciones hacia el Étang de Soulcem (Embalse de Soulcem), dejando una zona de aparcamiento y continuando hasta avistar el embalse, donde hay otra zona de aparcamiento junto a la presa de hormigón del embalse. La pista continúa paralela al embalse hasta el final del mismo, donde podemos dejar el coche unos metros antes de la Cabaña de Orris du Carla.

Para llegar a Vicdessos (Francia), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Pica d'Estats, Mont-roig, Vall Ferrera, Vall de Cardós 1:25.000. Editorial Alpina.
Carte de Randonnée nº 2148 OT Vicdessos Pics d'Estats et du Montcalm 1:25.000. Institut Geographique National.


MAPA
Propiedad del Institut Geographique National de France.


RESUMEN
DESNIVEL: 1.900 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 13 km.
TIEMPO TOTAL: 09:15 horas.
DIFICULTAD: Fácil Superior (F+).
Itinerario fuera de sendero en el flanqueo del Montcalm.
Desnivel importante para realizarlo en una sola jornada.

MATERIAL: Nada reseñable.

ASCENSIÓN
Tras el eterno viaje en coche, llegamos al útlimo aparcamiento del Étang de Soulcem, repleto de coches un Sábado de Agosto como era previsible.

Sin perder tiempo, nos ponemos en marcha por el sendero que cruza el río y nos encaminamos bordeando el Étang por su margen izquierda.


Étang de Soulcem tras pasar el puente.


Siguiendo el sendero, ahora en ligero descenso, bordeamos el Étang hasta la desembocadura del Barranco de Riufred que desagua en el mismo y por donde tenemos que subir.

Tras cruzar el cauce con alguna dificultad, nos encaminamos por el sendero, que sube paralelo al barranco, siempre por el lugar más practicable y marcado con hitos.


El barranco que estamos remontando.


Vista atrás, unos metros más arriba.


Ascendemos a buen ritmo siguiendo el sendero, que asciende con fuerte pendiente, remontando el barranco, hacia el Étang de Riufred.

El barranco siempre a nuestra izquierda en el ascenso.


Poco a poco, el Étang de Soulcem va quedando abajo.


Unos metros más arriba, las aguas del Étang de Riufred en su camino hacia el Étang de Soulcem.


El sendero nos dá un ligero respiro.


Tras el último repecho, llegamos a una mini planicie, situada unos metros por encima del Étang de Riufret, en su margen derecha, desde donde podemos ver lo que nos queda y hacia donde tenemos que seguir.

Étang de Riufred unos metros más abajo.


Y ya podemos ver la Pica, la Punta Gabarró y el Pic Verdaguer o Pico Verdaguer.


Como no somos capaces de encontrar los hitos, tras consultar el mapa, decidimos ascender unos metros hacia el cordal que tenemos a nuestra derecha, de lo que posteriormente nos arrepentiremos.

Iniciamos el ascenso por el terreno más practicable, puesto que no hay rastro de senda, entre los pastos y las pizarras, que afloran por doquier.


Hacia allí nos dirigimos.


Unos metros más arriba, alcanzamos el comienzo del cordal en una especie de campa, donde hay un mojón de piedras y desde donde nos hacemos una idea de lo que nos queda.

En la campa, con el Pic de Malcaras de fondo.


Étang de Soulcem, 1.000 metros por debajo de nosotros.


Hemos de seguir hacia allí.


Seguimos por el cordal en dirección a la cresta, apoyando las manos en algún momento pero sin grandes complicaciones.

A punto de llegar a la cresta, el Pic Madron y el Pointe d'Argent.


Unos metros más arriba, alcanzamos la cresta en la cota 2.747 metros, marcada en el plano, donde paramos para consultar el mapa y reubicarnos.

La cresta hacia el Montcalm, pasando por la cota 2.838 metros.


Punta Gabarró, la Pica y el Pic Verdaguer desde aquí.


Tras ver lo que nos queda hasta la Pica, barajamos la opción de seguir por la cresta hasta el Montcalm, pero no lo vemos del todo claro, así que tras picar algo e hidratarnos, nos encaminamos a media ladera bordeando el Montcalm, en dirección al Coll de Riufed.

Descendemos unos metros en dirección a los neveros situados sobre dos pequeños étangs o estanys, por terreno más o menos practicable aunque un poco descompuesto.

Hacia allí nos dirigimos, con la Pica esperándonos.


Adios a la Cresta al Montcalm.


Avanzamos en ligero ascenso entre neveros y roca, hacia el contrafuerte rocoso que desciende del Montcalm hacia el Vall de Riufred, confiando en encontrar una zona de paso poco problemática.

Punta Gabarró y la Pica muy cerca del viraje hacia el Vall de Riufred.


Avanzando entre las pizarras sin demasiados problemas, bordeamos el contrafuerte y nos encaminamos hacia el Coll de Riufred, con el Montcalm a nuestra derecha.

Coll de Riufred desde aquí y el nuevo tresmil a la izquierda.


Montcalm en el flanqueo a media ladera.


Seguimos ascendiendo sin rastro de hitos entre los bloques de pizarra, que en ocasiones nos desequilibran más de lo que desearíamos.

Vista atrás en el ascenso al Coll de Riufred.


Pica d'Estats cada vez más cerca.


La cresta hacia el Montcalm.


Unos metros más arriba, en el centro ya se intuye la cruz de la Pica.


Tras alguna grimpada entre la roca más o menos entretenida, avanzamos rápidamente con el Coll de Riufred, ya a la vista.

Vista atrás parte del Pirineo Francés.


Mientras nos aproximamos al Coll de Riufred.


Tras avanzar unos metros en ligero ascenso llegamos al Coll de Riufred, desde donde el ascenso a la Pica es más que evidente.

La Pica, Pic Verdaguer y Sotllo a la derecha.


Y lo que nos queda hasta la cima.


Avanzamos por el sendero, bordeando el nuevo tremil, el Pic de la Coma de Riufred, sin saberlo, en dirección al collado entre el Pic de Verdaguer y la Pica.

Montcalm pasado el Coll de Riufred.


El sendero no tiene pérdida.


Y la vista a 3.000 metros es inmejorable.


Punta Gabarró desde aquí.


La cruz de la Pica ya se intuye.


Los 1.900 metros de desnivel acumulado y las vueltas que hemos dado para llegar hasta aquí nos empiezan a pasar factura y los ultimos metros antes del collado se hacen interminables.

Con el Montcalm de fondo.


Ya en el collado, gran parte del Pirineo Central.


Desde el collado ascendemos hacia la izquierda en dirección a la Pica d'Estats por un sendero muy marcado y trillado.

Dejando el Pic Verdaguer a nuestra espalda.


Con los Estanys d'Estats y de Sotllo allí abajo, en la ruta de ascenso desde la Vall Ferrera.


Unos metros más arriba, la cruz nos indica que, por fín, después de las vueltas que hemos dado, estamos en el cumbre de la Pica.

Donde curiosamente no hay nadie.


Solo estamos nosotros un Sábado del mes de Agosto.


La gran cruz de la cima.


Mane a punto de llegar.


Es bastante tarde, por eso estamos solos en la cima, asi que decidimos hacer algunas fotos y comer algo rápidamente, antes de iniciar el descenso.

Cima de la Pica d'Estats (3.143 m). Techo de Lleida y de Catalunya.


Pic Verdaguer desde aquí.


Pic de Sotllo, donde estuvimos en junio de este año.


Estanys d'Estats y de Sotllo.


Montcalm desde la Pica.


Mientras comemos decidimos acercarnos al Pic de Verdaguer, cuyo ascenso es inmediato desde el collado, pero el Montcalm lo dejaremos para otra ocasión, puesto que ya se nos va a hacer de noche en el descenso.

Antes de iniciar el descenso nos hacemos las últimas fotos, desde el más elevado de los tresmiles más orientales del Pirineo.


Abusando de zoom, el Macizo de la Maladeta.


Y el mar de nubes sobre la parte francesa.


Que no podemos parar de contemplar.


Y Mane en la cima con la Punta Gabarró a la izquierda.


Donde hay un vértice geodésico.


Foto de despedida.


Pic Verdaguer nos espera.


Sin perder más tiempo, descendemos hasta el collado e iniciamos el corto ascenso al Pic de Verdaguer, donde llegamos a la cima en un tiempo record desde la Pica.

Una placa nos indica donde estamos.


Cima del Pic Verdaguer o Pico Verdaguer (3.131 m).


La Pica desde la cima del Pic de Verdaguer.


Y el sendero por el que descenderemos.


Mane con la Pica de fondo.


Tras un par de fotos, iniciamos el descenso hacia el collado, una lástima porque el día acompaña y la temperatura es ideal, pero nos tenemos que marchar.

En el descenso al collado entre los dos tresmiles más elevados de la zona.


Desandamos el sendero por el que hemos venido, a trote ligero para recortar tiempo, ahora que podemos.

Última del Montcalm, integramente en territorio francés.


Ya en el Coll de Riufred, descendemos siguiendo los hitos que nos conducen en dirección al fondo del valle, mucho más directo que el flanqueo a media ladera que hemos hecho en la subida.

Al principio por un sendero bien definido.


Unos metros más abajo descendemos por un nevero persistente.


Vista atrás en el descenso.


Descendemos con mucho cuidado hasta salir del nevero puesto que no llevamos crampones y la nieve está bastante dura y unos metros más abajo recuperamos el sendero que nos conduce hacia el Étang de Riufred.

El agua nos complica el descenso en algún punto.


A pesar de todo, vamos avanzando bastante rápido.


Siguiendo los hitos, en ocasiones muy dispersos, llegamos hasta la planicie donde esta mañana nos desviamos erróneamente en el ascenso de la ruta normal de subida, junto al Étang de Riufred.

Desde aquí, nos encaminamos por el sendero para descender el barranco por el que subimos hace unas horas.


Étang de Soulcem con las últimas luces.


Y las cumbres teñidas de rosa por el sol del atardecer.


Sin entreteternos más de lo necesario, descendemos el sendero paralelo al barranco, por terreno conocido y sin ninguna dificultad.

Salvo algún destrepe sin complicación.


El camino es sencillo.


A la altura del Étang de Soulcem, giramos a la derecha, atravesamos el cauce de agua y, siguiendo el sendero en ligero ascenso continuamos en dirección al coche.

Con el sol a punto de ocultarse, cruzamos el puente y nos encaminamos hasta el coche, de los últimos que quedan en las zonas de aparcamiento.

Tras recoger todo, nos encaminamos hacia casa, con unas 4 horas de coche por delante hasta Llançà...



Para consultar otras Ascensiones a las Cumbres de más de 3.000 metros de los Pirineos, pinchad en este enlace: TRESMILES DE PIRINEOS.


Para consultar otras Ascensiones en el Parc Natural Alt Pirineu o en los Pirineos, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

4 comentarios:

Mattin dijo...

Bonita e ilustrativa ascensión.
Si el tiempo acompaña, la semana que viene recorreré el mismo sendero de bajada que utilizasteis vosotros para descender al Embalse de Soulcem, tras haber recorrido todo el cresterío desde el Canalbona hasta la Pica y el Sotllo.

Y gracias por enlazarme en vuestro blog.

Saludos

SARITA Y MANE dijo...

Si necesitas más información, puedes consultarnos cuando quieras. Es una ruta de ascensión poco habitual y nada transitada, pero muy bonita.

Te conocía por Pirineos 3000 y posteriormente descubrí tu Blog a través del de Igertu.

Gracias por el comentario.

Saludos.

nudels dijo...

Hola SARITA:

"Solo estamos nosotros un Sábado del mes de Agosto" ...dijo SARITA al lado de la Pica, pero a qué hora... apostillo yo, jeje.

Bonita reseña, además te ha posteado uno de los grandes, (Mattin) ese tipo se la hizo corriendo...

Yo hubiera "tachado" también el Montcalm.

Bonito paisaje y buena "palizilla" felicidades.
1saludo,

SARITA dijo...

Hola Nudels... pues imagínate qué hora era para estar sólos en la Pica... alrededor de las 17:30 horas, sin comentarios... por eso no hicimos el Montcalm, era arriesgar demasiado, cuando comenzamos el descenso del Pic de Verdaguer eran las 18:15 horas, tendremos que volver para hacer la Cresta completa y tachar los siete...

La verdad es que me alegró mucho el comentario de Mattin, me quedé muy sorprendida... pero el tuyo también me ha alegrado, no me lo esperaba.

Un abrazo.