MONTAÑA DE GUAJARA (2.718 m)

2.008/07/02

Tercer día de trabajo en la Isla de Tenerife... por la tarde organizo una pequeña escapada para ascender a la Montaña de Guajara y, de paso, visitar los famosos "Roques de García".

La Montaña o Alto de Guajara es la cuarta elevación de la Isla y de todas las Islas Canarias, por detrás del Teide, el Pico Viejo y la Montaña Blanca, siendo un perfecto mirador del Techo de España ya que se sitúa frente a éste, en el Circo de las Cañadas.

English version in this link: MONTAÑA DE GUAJARA (8.917 ft). ENGLISH VERSION


SITUACIÓN
Parque Nacional del Teide. Isla de Tenerife. Archipiélago Canario.


PUNTO DE PARTIDA
Aparcamiento de la Ermita de las Nieves, junto al Parador Nacional de las Cañadas del Teide.

Desde La Orotava, continuar por la carretera TF-21, siguiendo las indicaciones del Parque Nacional del Teide, perfectamente señalizado en todo momento. Continuar por la carretera ascendiendo por el Valle de la Orotava atravesando bosques de Pino Canario hasta que éstos desaparezcan. Una vez dentro del Parque Nacional, tras pasar por la zona de aparcamiento para ascender al Refugio de Altavista y a la Montaña Blanca, avanzar unos kilómetros más hasta el desvío del Parador Nacional de las Cañadas del Teide y de la Ermita de las Nieves, situados a la izquierda de la carretera, enfrente de los famosos "Roques de García", donde existe una amplia zona de aparcamiento.

Para llegar a La Orotava (Santa Cruz de Tenerife), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Tenerife Holiday map 1:50.000. Kümmerly+Frey.
Tenerife Islas Canarias 1:75.000. Editorial freytag&berndt.


MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 800 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 9 km.
TIEMPO TOTAL: 03:45 horas.
DIFICULTAD: Fácil (F).
Pasos de grado I en el sendero que discurre por la Cara Norte de la Montaña de Guajara cerca de la cima, donde hay que apoyar las manos en algún momento.

MATERIAL: Sombrero o gorro imprescindible.

ASCENSIÓN
Desde La Orotava, me dirijo por la eterna carretera que va ascendiendo en dirección al Parque Nacional del Teide sin apenas tráfico a primera hora de la tarde.

Tras entrar en el Parque Nacional y pasar junto al aparcamiento del Refugio de Altavista, ruta de ascensión normal al Teide y a la Montaña Blanca, donde hay algunos coches, continúo por la carretera hasta el desvío del Parador Nacional de las Cañadas del Teide, situado enfrente de los Roques de García, famosos por aparecer en los últimos billetes de 1.000 pesetas.

Tras aparcar junto a la Ermita de las Nieves, avanzo unos metros hasta llegar al Parador, donde comienza un sendero en dirección SE que parece que se dirije a la Montaña de Guajara.


Aunque no esté indicado en este cartel.


Por suerte la Montaña de Guajara se encuentra cerca de aquí.


Y el Teide omnipresente.


Avanzando por la senda señalizada con hitos, voy "llaneando" hasta cruzar una pista de tierra que comunica con la carretera y por la que volveré posteriormente, mientras continúo por el sendero en dirección a un collado situado unos metros más arriba.

El Teide de nuevo, donde se intuye el teleférico existente en su Cara Sur.


Y al llegar al collado, observo la zona occidental de Las Cañadas del Teide.


Y el propio Teide y la Montaña Blanca a su derecha.


Desde este collado continúo por el sendero que va ascendiendo en dirección a otro collado situado al Oeste de la Montaña de Guajara, al pie de unas elevaciones rocosas que visitaré a la vuelta.

El Teide me acompaña en la subida.


Encontrando este Pinus canariensis, endémico de las Islas Canarias y con tres acículas por vaina en vez de dos, como los de la Península.


Sin prisa pero sin pausa, asciendo por el sendero con un calor propio de un día de verano a las 17:00 horas en las Islas Canarias.

Poco antes de llegar al collado, la Montaña de Guajara.


Y el Teide con sus coladas de lava de las últimas erupciones.


Alcanzo el collado situado en la cota 2.413 metros, donde paro a beber agua y contemplar lo que me rodea, tan diferente del paisaje del Pirineo.

Los Roques de García a un lado de la carretera y la Ermita de las Nieves al otro.


El Teide y la Montaña Blanca.


Y el sendero por el que continuaré en dirección a la cima.


Desde este collado sigo ascendiendo por la ladera Oeste del Guajara sin salirme de él en ningún momento ya que, fuera de la senda, las telas de araña son de tamaño kilométrico y yo no tengo adoración por las arañas.

Unos metros más arriba, por donde tengo que continuar.


El Teide y el Pico Viejo a su izquierda con su enorme cráter.


Y el collado por el que he venido al pie de esas cotas sin nombre.


Desde aquí asciendo bordeando la Cara Norte de la Montaña de Guajara, siguiendo los rastros de senda y los hitos que me guían por la zona más sencilla.

La vista del Teide es impresionante.


Echando un vistazo al recorrido realizado.


Atravesando un canchal y haciendo alguna trepada entretenida entre los bloques, me aproximo a la cima de la Montaña de Guajara ahora ya andando en dirección al punto más alto.

Donde existe un observatorio en ruinas.


Y este cartel que me indica donde estoy.


Cima de Montaña de Guajara (2.718 m).


Aprovecho para beber agua y contemplar el Teide desde el mejor mirador que existe del mismo, mientras el sol comienza su descenso.

El Teide y el Pico Viejo, inseparable a su derecha.


Los Roques de García mientras el sol me deslumbra.


Y avanzando unos metros por la amplia cima hacia el Oeste, observo Las Cañadas del Teide.


Esa cota situada hacia el SW.


La Costa Sur de la isla.


Y el antiguo observatorio de la cima.


Junto al que crece alguna especie arbustiva.


Desde donde contemplo de nuevo el Teide y la Montaña Blanca.


Se hace tarde por lo que inicio el descenso por el mismo camino por el que he ascendido, sin salirme del sendero en ningún momento.

Pero antes contemplo la parte oriental de Las Cañadas del Teide.


Y el Observatorio Astronómico del Teide en la distancia.


Y las coladas a los pies del Teide.


Tras descender unos metros, me desvío del sendero en dirección Este para contemplar el Teide y es que no me canso de hacer fotos!!

El Atlántico se confunde con el cielo.


El avance de las coladas de lava de color rojizo.


Y algunas más oscuras.


El tremendo cráter del Pico Viejo, a la izquierda del Teide.


Y Las Cañadas hacia el Oeste.


Sin entretenerme más, desciendo por el sendero bordeando de nuevo la Cara Norte de la Montaña de Guajara, evitando salir del mismo, fundamentalmente por el tamaño de los arácnidos, hasta que alcanzo de nuevo el collado situado en la cota 2.413 metros.

Antes de descender hacia el coche, asciendo por un sendero en dirección SW que bordea las cotas sin nombre situadas al Oeste del collado, hasta pasar otro collado situado al Oeste de las dos primeras cotas.


Desde donde contemplo la Montaña de Guajara.


El último collado por el que he pasado.


Y el Teide de nuevo.


Inicio el descenso sobre mis propio pasos hasta el collado 2.413 metros al que llego en unos minutos, desde donde desciendo rápidamente hasta alcanzar el primer collado y desde ahí, siguiendo el sendero alcanzo la pista de tierra que he cruzado en la subida.

Con el sol a punto de ocultarse.


Y el Parador a los pies del Teide.


Y en dirección a la carretera, me despido de la Montaña de Guajara.


Andando por la carretera en dirección al coche, decido acercarme hasta los Roques de García antes de que se haga de noche completamente.

Mientras el sol se pone.


Dejando el aparcamiento de la Ermita de las Nieves a la derecha.


Hasta alcanzar el desvío existente a los Roques de García.


Perfectamente señalizado.


A estas horas y sin ver a nadie por aquí, me encamino por el sendero totalmente señalizado y balizado que discurre bajo los "Roques" que están más cerca de la carretera.

Con esta curiosa estampa a contraluz.


Ahora desde el sendero de acceso.


Con el famoso Roque Cinchado y el Teide de fondo.


Como en los últimos billetes de 1000 pesetas, como el que todavía conserva mi madre.


Y unos metros más allá, observo alguno más pequeño.


Y me acerco a la base del Roque Cinchado.


Desde donde de nuevo contemplo el Teide.


Desde aquí, me dirijo por el sendero balizado hasta la carretera y desde ahí recorro los pocos metros que me separan del aparcamiento donde he dejado el coche.

Tras la visita a la Montaña de Guajara y a los Roques de García, me pongo en marcha por la carretera en dirección al hotel, ya que mañana, aunque no lo parezca, toca madrugar.



Para consultar otras Ascensiones en el Archipiélago Canario, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

2 comentarios:

Maduroman dijo...

Magnífico reportaje. Enhorabuena.

SARITA dijo...

Muchas gracias, con el paisaje de Tenerife es muy sencillo hacer buenas fotos. La isla es una maravilla que ya había visitado hace unos cuantos años.

En breve tendremos que volver para ascender al Teide.

Saludos.