GRAN BACHIMALA (3.177 m)

2.006/10/10

Aprovechando unos días de vacaciones hoy ascenderemos nuestro segundo 3.000 en el Pirineo después de la ascensión al Posets el año pasado: el Gran Bachimala por su vía normal.

SITUACIÓN
Valle de Chistau. Pirineo de Huesca / Francia.


PUNTO DE PARTIDA
Refugio de Tabernés, abierto o libre todo el año.

Desde Plan, continuar en dirección a Chistau y seguir por la carretera hasta el comienzo de una pista, que parte a mano derecha en una curva de herradura, en dirección al Refugio de Viadós y el Refugio de Tabernés coincidente con el GR 11 en este tramo. La pista, con abundante bacheado y en algunos tramos con el ancho justo para un solo vehículo, recorre el Valle del Zinqueta donde existen varias zonas de acampada, hasta alcanzar la bifurcación hacia Tabernés, dejando a la derecha la dirección de Viadós por donde continúa el GR 11. Tras recorrer este tramo, alcanzamos un puente con una puerta metálica al final del mismo, normalmente cerrada para evitar la salida del ganado, que se atraviesa sin problemas hasta llegar a la puerta del refugio, situado en un gran claro del bosque.

El Refugio de Tabernes tiene dos estancias de gran capacidad para unas 10-15 personas en total y está dotado de mesas, bancos y una chimenea, siendo un buen lugar para pasar la noche.

Se debe cerrar la puerta metálica junto al puente para evitar molestias innecesarias a los paisanos de la zona, sobre todo en la época de verano, cuando mayor es la afluencia al refugio.

En invierno y primavera, la pista a Tabernés y la que sube a Viadós suele estar intransitable debido a las nevadas.

Para llegar a Plan (Huesca), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Bielsa - Ball de Chistau 1:40.000. Editorial Pirineos.

MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 1.500 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 14 km.
TIEMPO TOTAL: 09:45 horas.
DIFICULTAD: Fácil Superior (F+).
Paso de grado I+ en el la cresta final a la cima.
Itinerario fuera de sendero en el descenso hacia el Barranco de Bachimala.

MATERIAL: Nada reseñable.

ASCENSIÓN
De camino hacia Plan el día 2.006/10/09, paramos en Aínsa para hacer un par de compras y a la altura de la gasolinera recogemos a dos chicas, una suiza y otra italiana, que se dirigen al Refugio de Pineta.

Como nos queda casi de camino, las acercamos hasta allí y tras charlar un buen rato y darnos los mails, ellas nos obsequian con una tableta de chocolate suizo (Gracias!) y nosotro nos encaminamos hasta Plan hacia las 19:00 P.M.

Salimos del pueblo y continuamos por la pista que parte a mano derecha de la carretera que sube a Chistau, siguiendo las indicaciones del Refugio de Viadós y el Refugio de Tabernés.

Después de casi 30 minutos por la pista, alcanzamos la bifurcación hacia Tabernés, dejando a la derecha la dirección a Viadós y continuamos hasta llegar a la puerta del refugio, donde aparentemente no hay nadie más, probablemente porque es Lunes 9 de Octubre, dia laborable.

Tras inspeccionar el refugio, cenamos y nos metemos en los sacos hasta casi las 06:00 A.M., hora del desayuno mientras preparamos las mochilas y dejamos recogido el refugio.

Todavía no ha amanecido.



Y los Culfredas comienzan a iluminarse.


Hacia las 08:00 A.M. nos ponemos en marcha en dirección al PR que asciende por el Valle de la Pez, situado unos metros más bajo que el refugio y tras cruzar un puente y atravesar una cancela, nos adentramos en el bosque.

Vamos siguiendo el sendero, que nos conducirá hasta el Vado de Bachimala, y que se encuentra señalizado en todo momento con marchas blancas y amarillas.


Avanzando unos metros más, vemos ese barranco en la ladera opuesta.


Y hacia donde nos dirigimos.


Mientras el sol ilumina las Forquetas y los Eristes.


Continuando por el sendero, alcanzamos un segundo puente de madera situado sobre el Barranco de Culrueba y que cruzamos sin problemas, sin el puente sería otra historia.

Seguimos por el sendero.


Viendo como se difuminan los Pinus uncinata.


Y avanzamos paralelos al Río Zinqueta de la Pez.


Alcanzamos el Vado de Bachimala, donde vemos el desvío hacia el Puerto de la Madera a la izquierda en dirección Oeste y el del Puerto de la Pez de frente en dirección Norte.

Nosotros hemos de continuar por el PR cruzando el río, tomando como referencia el pluviómetro, que dejaremos a la izquierda, para continuar en dirección al Collado o Paso de la Señal de Viadós.

Pues allá vamos.



Para ascender por el lado izquierdo del Barranco del Bachimala.


El sendero asciende en fuerte pendiente dibujando sucesivas zetas y perfectamente señalizado con hitos y las señales del PR.

Tras la pendiente inicial a través del bosque, alcanzamos la salida del mismo, a partir de donde la pendiente disminuye ligeramente en dirección al Collado de la Señal de Viadós.

Desde donde contemplamos como las cumbres se iluminan.


Como los Culfredas.


Ascendiendo por el sendero, el sol ilumina las cimas a nuestra espalda pero no el fondo del Valle de la Pez que hemos recorrido, casi 1.000 metros por debajo de las cumbres.

En el ascenso al Collado de la Señal de Viadós.


Dejamos el Barranco de Bachimala a la derecha.


Y unos metros más arriba, el sol nos sorprende.


Mientras ya contemplamos el Bachimala en la distancia.


Los Culfredas desde aquí.


Y la Cara Norte de la Punta Suelza.


Mientras el Collado de la Señal de Viadós está cada vez más cerca.


Ascendiendo los últimos metros, alcanzamos el Collado o Paso de la Señal de Viadós, desde donde la vista es impresionante y donde paramos para hidratarnos.

Vista atrás desde aquí.


Con la luna todavía presente.


El comienzo del sendero a la Punta del Sabre.


Y el Collado o Puerto de Chistau.


Tras meditarlo, decidimos ascender al Bachimala por la vía normal y posponer la Cresta a la Punta del Sabre para una mejor ocación.

Desde el Collado de la Señal de Viadós, continuamos por un sendero que en dirección NW bordea la Punta del Sabre para encaminarse hacia la Cara Este del Bachimala.


Desde donde ya vemos el Posets.


Y el ascenso por el Barranco de Bachimala que hemos realizado.


Mientras continuamos siguiendo los hitos.


Y unos metros más arriba, ya vemos la Cresta Espadas-Posets.


Las cumbres de Chistau.


Como la Punta Suelza.


Y algunas cumbres de Ordesa en la distancia.


Ahora un poco más cerca.


Y unos metros más arriba, ya vemos el Bachimala.


El sendero nos conduce a través de una canchal de pizarra bordeando la Punta del Sabre, perfectamente definido y señalizado con hitos cada pocos metros.

La Cima del Bachimala cada vez más cerca.


Y el sendero por donde seguiremos.


Desde donde vemos la Cresta desde la Punta del Sabre al Bachimala.


Con el Posets como testigo.


Y la Punta Suelza.


Desde este punto, el sendero va virando en dirección Este, para ascender por la propia Cara Este del Bachimala, en pendiente constante por el canchal de pizarra que conforma la gran "mole" del Gran Bachimala.

Lo que nos queda hasta la cima.


Mientras vemos los Culfredas y las nubes sobre Ordesa.


Seguimos el ascenso sin entretenernos.


Hasta alcanzar la cresta cimera mientras observamos el Lustou a la derecha.


Y uno de los Ibones de Bachimala a los pies de los Picos de la Pez y Puerto de la Pez.


Tras alcanzar la cresta cimera, que se estrecha de repente, vamos avanzando en dirección a la cumbre que se encuentra unos metros más arriba.

Alcanzamos el paso más complicado de toda la jornada, un paso de grado I+, donde la cresta se estrecha aún más pero que se supera sin problemas, a partir del cual continuamos andando y apoyando las manos en algún punto, por las pizarras que conforman la cresta.


De camino a la cumbre.


Contemplamos la PUNTA DEL SABRE y el POSETS como telón de fondo.


Hasta alcanzar el punto más alto.


Algunas nubes de evolución comienzan a aparecer en el cielo y a tapar algunas cumbres, por lo que nos damos prisa en hacer fotos antes de reponer fuerzas e hidratarnos.

Cima del Gran Bachimala (3.177 m).


La Punta del Sabre muy cerca de aquí.


La cresta cimera con las Cimas de Ordesa de fondo.


Y la cresta hacia el Bachimala Chicot y el Pico Marcos Feliu.


El Vallon D'Aigües Tortes.


PERDIGUERO y el Macizo de la Maladeta, ahora cubierto por las nubes.


Unos minutos más tarde, la Punta del Sabre ya se ha cubierto también.


Paramos para comer durante más de 30 minutos, mientras disfrutamos de la soledad del Bachimala en un día como hoy, sin cruzarnos con nadie en toda la ascensión, y mientras las nubes van invadiendo todo.

Ya no vemos el Macizo de la Maladeta.


Ni el Posets.


Es una lástima pero tenemos que marcharnos por lo que comenzamos el descenso por la cresta cimera, contemplando el panorama que nos rodea.

Como los Ibones de Bachimala.


Mientras la cima se va cubriendo.


Y pasado el paso más estrecho, las dificultades decrecen.


Viendo por donde tenemos descender.


Y la cresta cimera a la cumbre.


Contemplando por donde hemos ascendido hace unas horas.


Y como las nubes cubren los valles.


Y en el descenso la Punta Suelza ya está cubierta.


Aunque el Posets se va despejando.


Desde este punto, nos desviamos de la via normal de ascensión al Bachimala que hemos utilizado en el ascenso, en busca de un senda que desciende directamente al Barranco de Bachimala, sin pasar por el Collado de la Señal de Viadós.

Continuando por la Cara Este del Bachimala, vamos descendiendo en busca de algún rastro de senda o de hitos que nos marque el camino más sencillo, lo que se complica con las pizarras.

Tras algún destrepe inesperado y con más complicaciones de lo que esperábamos, alcanzamos una ladera herbosa que desciende directamente al Barranco de Bachimala y donde las dificultades decrecen.


Lo que nos queda es un paseo.


Con el Collado de la Señal de Viadós al pie de la Señal de Viadós.


Y el Barranco de Bachimala, hacia donde nos dirigimos.


Mientras Mane me sigue de cerca.


Y unos metros más abajo, alcanzamos el Barranco de Bachimala.


Y vemos por donde continuaremos.


Pero antes de seguir, un último vistazo al Bachimala.


Ya en el barranco, alcanzamos el sendero por el que hemos ascendido esta mañana y continuamos el descenso en busca del Vado de Bachimala.

Con la Sierra Picaruela cubierta.


Observando el fondo del Valle de la Pez.


El Vado de Bachimala.


Y los Culfredas.


Mientras los Pinus uncinata vuelven a reaparecer.


Y nosostros descendemos por el bosque.


Hasta alcanzar el Vado de Bachimala.


Y el puente por el que cruzaremos a la otra orilla.


Pero primero nos refrescamos un poco.


Para continuar por el sendero paralelo al río.


Mientras echamos un vistazo al final del Valle de la Pez.


Desde aquí, solo nos queda desandar el sendero hasta la puerta del refugio, que recorre esta parte del valle y por el que hemos ascendido esta mañana.

Donde nos encontramos algunas reses.


Un tanto curiosas.


Y el puente sobre el Barranco de Culrueba que tenemos que cruzar.


Tras recorrer el sendero a través del bosque, alcanzamos el gran claro donde se ubica el Refugio de Tabernés.

Hasta llegar a la puerta del refugio.


Desde donde contemplamos de nuevo los Culfredas.


Ya en la furgoneta, recogemos todo y nos marchamos para casa, dejando el Refugio de Tabernés igual de solitario y en las mismas condiciones que cuando llegamos.

Contentos con la ascensión al Bachimala, iniciamos el regreso a casa por ahora muy cerca de aquí.



Para consultar otras Ascensiones a las Cumbres de más de 3.000 metros de los Pirineos, pinchad en este enlace: TRESMILES DE PIRINEOS.


Para consultar otras Ascensiones en el Valle de Chistau o en los Pirineos, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Reses curiosas?
Eso es un semental de toro.

SARITA dijo...

Anónimo, muchas gracias por la información... menos mal que me lo has dicho, si no, nunca lo hubiera adivinado...

En este blog se admite comentarios anónimos siempre y cuando el autor del comentario especifique su nombre... qué sencillo es "opinar" desde el anonimato.