CERRO LA CHARCA (1.030 m) - CERRO SIN NOMBRE (1.035 m) - CERRO EL SATRO (990 m)

2011/12/25

Nuestras primeras Navidades en Panamá, unas Navidades muy diferentes a lo que estamos acostumbrados... con tres días festivos por delante nos marchamos a conocer la Reserva Forestal La Yeguada situada en la inhóspita Cordillera Central, la gran cadena montañosa que recorre Panamá en sentido longitudinal.

Ubicada en la provincia de Veraguas, la RESERVA FORESTAL LA YEGUADA constituye una de las primeras y más antiguas repoblaciones realizadas en Centroamérica con la especie Pinus caribae, o Pino caribeño, con una superficie de más de 2.000 hectáreas en la actualidad. Esta repoblación se realizó para proteger la cuenca del Río San Juan frente a los arrastres erosivos tras la construcción de la actual Laguna de La Yeguada (represada), siendo éste el primer aprovechamiento hidroeléctrico realizado bajo el mandato del General Noriega.

Durante nuestro recorrido por la Reserva Forestal La Yeguada, ascenderemos las siguientes cumbres solitarias:

- CERRO LA CHARCA (1.030 m)
- CERRO SIN NOMBRE (1.035 m)
- CERRO EL SATRO (990 m)


IMPORTANTE
Consultad algunos consejos a tener en cuenta antes de viajar en este enlace de mi primera actividad en Panamá: PUNTA DE PLAYA VENADO (10 m).

SITUACIÓN
Reserva Forestal La Yeguada. Cordillera Central. Panamá. Centroamérica.


Mapa publicado en la Web PANAMA24.ORG


PUNTO DE PARTIDA
Casa de Huéspedes de La Laguna de La Yeguada, situada junto a las Oficinas de la ANAM en La Laguna.

Desde Calobre continuar por la carretera siguiendo las indicaciones de la Reserva Forestal La Yeguada en todo momento, la señalización es confusa por lo que habremos de estar muy atentos en este sentido. A diferencia del tramo El Roble-Calobre, con numerosos baches en todo el trayecto, la carretera hacia la Reserva Forestal La Yeguada se encuentra en perfecto estado de conservación. Transcurridos 20 kilómetros, se alcanza La Laguna de La Yeguada donde un agente de la ANAM nos informará sobre las posibles actividades en el entorno y las tarifas al respecto. Continuar por la carretera hasta alcanzar el pequeño poblado de La Laguna, donde se ubica la Oficina de la la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y la Casa de Huéspedes y donde se puede aparcar el coche.

Para llegar al corregimiento de Calobre (Veraguas, Panamá), ver GOOGLE MAPS.


BIBLIOGRAFÍA
El Explorador de Panamá. Autor/Editor Valerio Aráuz Aguirre. Editorial Freedom Publications, INC.

Para más información, consultad la Web PANAMAEXPLORER.COM


CARTOGRAFÍA
Sheet nº 4041-III Series E762 Edition 2-DMATC La Yeguada 1:50.000 (1965).
Defense Mapping Agency Topographic Center. United States of América.


MAPA


MAPA DE WIKILOC


RESUMEN
DESNIVEL: 700 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 12 km.
TIEMPO TOTAL: 06:15 horas (incluyendo 01:30 horas de paradas).
DIFICULTAD: Fácil (F).
Itinerario por carretera, pista y sendero durante casi todo el recorrido.
La flora y la fauna existentes en esta zona le otorga un plus de dificultad.

MATERIAL: Botas de trekking de caña alta imprescindibles.
AGUA: Se puede coger agua en el arroyo que atraviesa el poblado de El Satro.

TRACK LOG GPS
Pinchad en este enlace: WIKILOC 20111225 CERRO LA CHARCA - CERRO SIN NOMBRE - CERRO EL SATRO

ASCENSIÓN
Sábado 24 de Diciembre, esta noche es Nochebuena pero estando en Panamá ¿¿qué mejor manera de pasar la Navidad que perdidos en medio de la selva?? Salimos de Panamá a una hora prudencial, el viaje hasta la Reserva Forestal La Yeguada es largo y no queremos llegar muy tarde...

... nos tomamos un refresco??



Continuamos nuestro trayecto por la Panamericana hasta alcanzar el corregimiento de El Roble donde abandonamos la carretera principal para seguir las indicaciones hacia Calobre y La Yeguada... llamar carretera a este tramo medio asfaltado y plagado de baches es un delito, el trayecto es un martirio para los turismo, es imposible avanzar a más de 50 km/h, no así en todoterreno...

... al menos los árboles monumentales nos alegran la vista...



... la señalización a la entrada de Calobre.


Continuamos nuestro eterno trayecto en dirección a La Yeguada, al menos la carretera ha mejorado notablemente en estos últimos 20 kilómetros...

... bonita panorámica en esta selvática zona de montaña.


El momento es idílico en este día de Nochebuena, la vista es hermosa y la temperatura es muy agradable apenas se nota la humedad e incluso hace fresco, todo es perfecto... o casi todo...

... hemos tenido un pinchazo... :(



... nos toca colocar la rueda de repuesto.


Mientras Mane termina la "puesta a punto", llamo a la compañía de alquiler, estamos en medio de la nada en Panamá y no me extrañaría que a la vuelta se nos pinchase alguna rueda más viendo el estado de la "carretera"... los de la compañía no se pueden hacer cargo de la situación porque estamos muy lejos de la capital y además hoy es 24 de Diciembre, la verdad es que hemos sido unos desconsiderados al llamarles en estas fechas... ante mi insistencia en obtener una solución razonable por su parte, me aconsejan que les vuelva a llamar el Martes día 27!! Menos mal que siempre somos previsores y llevamos ropa de abrigo, comida y agua mineral de sobra...

Problema solucionado... por ahora.



Estamos muy cerca de La Yeguada por lo que decidimos continuar, al menos los funcionarios de la ANAM quizá puedan indicarnos dónde queda el taller más cercano.

El agua sale con fuerza por el desagüe del salto hidroeléctrico...



... el puesto de control de la ANAM...


... la Reserva Forestal La Yeguada al fin.


Hablamos largo y tendido con el amable funcionario, nos comenta que hay un taller en Calobre (Taller Chelalín) donde mañana nos atenderán sin problemas aún siendo el día de Navidad.

Con respecto a las tarifas de acceso a la reserva forestal son análogas a las de otros Parques Nacionales que ya hemos visitado en Panamá: 2 $ para nacionales y 5 $ para extranjeros. Además nos comenta la posibilidad de dormir acampando aquí junto a la Laguna de La Yeguada o junto a la Oficina principal de la ANAM que se sitúa en el pequeño poblado de La Laguna previo pago de 5 $/persona, también nos da la opción de dormir en una Casa de Huéspedes situada justo enfrente de la Oficina principal de la ANAM por 10 $/persona...

... esbeltos Pinus caribae...



... alrededor de la emblemática Laguna de La Yeguada.


Nos decantamos por la opción de dormir en la Casa de Huéspedes por lo que tras pagar la tarifa correspondiente continuamos nuestro trayecto en coche hasta el cercano poblado de La Laguna donde se sitúa la Oficina de la ANAM...

... perfectamente señalizada...



... con sus colores corporativos.


Tal y como nos ha comentado su compañero del control de acceso, en la oficina nos recibe Bernardo, un funcionario de la ANAM muy amable que nos acompaña hasta la Casa de Huéspedes y al que interrogo sobre las "opciones reales" para ascender a alguno de los selváticos cerros que nos rodean durante la jornada de mañana... :)

La sencilla Casa de Huéspedes...



... las vistas desde la entrada.


La casa es tremendamente sencilla y desvencijada pero está limpia y aparentemente libre de toda clase de "fauna", a nosotros nos basta y nos sobra, teniendo en cuenta que nuestro plan para la Nochebuena era dormir en el coche, esta casa nos parece un lujazo... la casa está dotada de dos habitaciones libres con dos camas cada una, salón, pequeño baño y cocina muy rudimentaria...

... una de las habitaciones...



... las vistas desde la parte posterior, lo mejor sin lugar a dudas...


... alguien nos observa en nuestra comida-merienda-cena de Nochebuena...


... tenemos compañía...


... en este atardecer del día 24 de Diciembre...


... curiosas nubes de colores.


Poco antes de las 21:00 horas ya estamos en los sacos, aunque mañana sea Navidad a nosotros nos toca madrugar... zzzzzz...

Domingo 25 de Diciembre, a las 06:00 horas amanece en la Reserva Forestal La Yeguada, desde nuestra llegada a Panamá esta es la segunda noche en la que hemos pasado un "poquito de fresco", la primera fue la noche previa en las faldas del VOLCÁN BARÚ, es lo que tiene vivir en un destino tropical...

Una atípica jornada de Navidad...



... mi saco de verano, excesivamente cálido para esta latitud...


... algunos andan perezosos a estas horas de la mañana.


Tras el desayuno recogemos todo antes de ponernos en marcha, no se nos ha olvidado que vamos con la rueda de repuesto y que deberíamos llegar a Calobre a una hora prudencial si queremos que nos arreglen el pinchazo...

... nos despedimos de nuestra morada...



... muy sencilla pero acogedora...


... es hora de ponerse en marcha.


Siguiendo los consejos de Bernardo ascenderemos al sencillo Cerro La Charca aunque según su criterio está lejos de aquí. Salvo algunos extranjeros, los funcionarios de la ANAM no están acostumbrados a recibir visitas que quieran ascender a alguno de los cerros que rodean la Reserva Forestal La Yeguada y por eso no dejan de extrañarse por este "peculiar comportamiento nuestro"... :)

A las 08:15 horas nos ponemos en marcha carretera arriba en dirección al poblado de El Satro desde donde continuaremos hacia el Cerro La Charca.

La Oficina de la ANAM enfrente nuestro...



... nos despedimos temporalmente del poblado de La Laguna...


... el tráfico es nulo...


... cuesta arriba...


... el final del tramo asfaltado de carretera...


... área para bañistas...


... precario puente para los vehículos...


... otro para los peatones...


... la pista en dirección a El Satro...


... rodeados de Pinus caribae y otros ejemplares tropicales...


... llaneando...


... esbeltos pies...


... nos aproximamos al fondo de una quebrada o barranco...


... el cielo azul...


... el sol comienza a calentar en exceso...


... muy cerca del segundo puente...


... disfrutando del rumor del agua...


... la primera vivienda de El Satro...


... de visita en este curioso poblado el día de Navidad.


Unos metros más arriba sale a nuestro encuentro Rómulo, un vecino de El Satro, equipado con su machete y con sus botas de agua... charlamos animádamente con él durante un buen rato, nos comenta que el Cerro La Charca no está muy lejos de aquí, sólo hemos de seguir la pista que sale del pueblo. Hablando de la vida en general nos comenta que hace muy poco tiempo que tienen luz eléctrica: "Todo un avance por la comodidad que supone..." nos cuenta como si tal cosa... :)

Rómulo se ofrece a acompañarnos hasta el final de El Satro, él va a sembrar POROTOS, una de las legumbres más apreciadas aquí en Panamá, apreciadas y "bien sabrosas"...

... un vistazo atrás...



... la sorpresa de la jornada...


Mane y yo nos quedamos boquiabiertos, si no estamos equivocados es una Serpiente Coral, cuya picadura es mortal, aunque Rómulo nos asegura que no es venenosa... dudamos por un momento si es la falsa coral o la coral verdadera por la combinación de colores (en casa comprobaremos que es la auténtica serpiente coral) pero aún así nos quedamos con el susto en el cuerpo, unos chicos del pueblo acaban de matarla de una pedrada, está claro que mejor no arriesgarse... mientras la observamos retorcerse, Rómulo nos cuenta que la peor de todas las existentes en la zona es la famosa Serpiente X...

Una de las numerosas iglesias de El Satro...



... Rómulo y Mane esperan...


... el "supermercado" de El Satro...


... la Iglesia principal...


... un pequeño ranchito para descansar junto al río...


... hemos de continuar por allí.


Nos despedimos de Rómulo, nuestros caminos se separan aquí, en el descenso nos volveremos a ver, muchas gracias por la información y por la compañía!!

Ascendiendo en fuerte pendiente...



... disfrutando de las vistas...


... el tiempo se detiene en El Satro...


... impresionante cerro, cual será??...


... Laguna de La Yeguada en todo su explendor...


... observando el paisaje...


... El Satro y La Laguna van quedando atrás...


... ejemplar solitario...


... azul y verde...


... un sendero, tomamos nota para investigar a la vuelta.


Para unos montañeros como nosotros, vivir en Panamá se hace duro... los cerros aquí se venden caros, muy caros, la densa selva lo cubre todo y la fauna, la fauna es otra historia: mosquitos que transmiten Dengue, Malaria o Fiebre Amarilla, tarántulas de diversos tamaños, serpientes venenosas y mortales, caimanes y cocodrilos en los cauces de los arroyos y los ríos... reconozco que, salvo en el caso de las tarántulas, no soy especialmente miedosa en lo que a fauna se refiere pero lo de toparnos con una serpiente coral son palabras mayores...

Preciosos cerros... alguien se atreve a meterse por allí??



... mejor seguimos por la pista...


... en ascenso...


... disfrutando de las vistas...


... y del cielo increíblemente azul aquí en Panamá...


... vistas panorámicas...


... muy cerca del Cerro La Charca...


... se intuye La Charca que le da nombre...


... camuflada entre tanto verdor.


Sin salirnos de la pista alcanzamos el punto más alto del Cerro La Charca, una modesta "cumbre" situada al Oeste de La Charca y rodeada de un buen número de cerros casi inaccesibles según nos ha comentado el propio Rómulo hace un rato... :(

Numerosas nubes en el cielo...



... la pista continúa hacia el NE...


... La Charca que da nombre a esta pequeña cumbre...


... que no dejamos de observar.


Cima del Cerro La Charca (1.030 m).


Es relativamente temprano por lo que decidimos continuar por la pista, le hemos echado el ojo a un esbelto cerro y queremos observar más de cerca una posible vía de ataque...

... La Laguna, casi inaccesible...



... lo que tenemos por delante...


... de allí venimos...


... La Laguna desde otra perspectiva...


... predominante binomio de colores...


... bordeando La Laguna...


... un posible sendero...


... en ascenso de nuevo...


... vistas panorámicas...


... de camino al punto más alto de este cerro desconocido.


Abandonamos momentáneamente la pista para disfrutar de las vistas desde este cerro sin denominación, la cartografía de esta zona data del año 1965 nada más y nada menos y además la escala es 1:50.000 por lo que la mayor parte de los cerros existentes no tienen nombre o no aparece en el mapa... :(

Cerro Mano de Pilón, muy cerca de aquí...



... observando el panorama...


... la inhóspita Cordillera Central, engullida por las nubes...


... numerosos cerros por ascender... pero cómo??


El problema en Panamá no es la falta de montañas, el problema es que la mayoría de ellas jamás se han ascendido... observamos el entorno con gran respeto, tal y como nos ha comentado Rómulo, todas las montañas situadas hacia el Norte son montañas de selva virgen, donde jamás el hombre ha puesto un pie, son ecosistemas inalterados, apenas existen caminos ni carreteras por lo que el acceso es casi imposible, sólo a base de machete!!!

El cercano Cerro Mano del Pilón parece bastante accesible y apenas son las 11:30 horas pero estamos preocupados por el tema del coche, necesitamos reparar el pinchazo de la rueda en Calobre, o de lo contrario es probable que no seamos capaces de llegar a la Panamericana... tras sopesar la situación, decidimos dejarlo para otra ocasión, nuestra estancia en Panamá va para largo y a buen seguro volveremos por aquí para saldar algunas cuentas pendientes y, a ser posible, sin pinchazos en las ruedas.

Cima del Cerro Sin Nombre (1.035 m)



Es hora de volver sobre nuestros pasos...


... la eterna selva...


... a dónde nos llevará esta puerta??...


... parece el comienzo de un sendero...


... amenizados por la visión de La Laguna...


... sin salirnos del mismo por la cuenta que nos trae...


... preciosas vistas...


... se acabó el sendero...


... al menos la vista nos compensa...


... luchando con la vegetación.


Nuestra intención es ganar el punto más alto de este cerro sin denominación pero a estas alturas estamos realmente incómodos, no hay rastro de senda y el tamaño de las gramíneas amenizados por el "recuerdo" de la serpiente coral no ayuda en absoluto... :(

Mane se camufla...



... La Charca a nuestros pies...


... el punto más alto está cerca pero...


Damos la batalla por perdida, ni siquiera vemos dónde pisamos, el terreno es ideal para recibir una picadura de serpiente y yo en zapatillas, jejeje...

Nos apresuramos en el descenso...



... cualquiera se aproxima a La Charca...


... alguien se ha dado prisa en llegar a la pista...


... andando por un terreno más seguro...


... un vistazo atrás...


... La Charca desde otra perspectiva muy cerca del cerro homónimo de nuevo.


Cima del Cerro La Charca (1.030 m).


Largo descenso...


... a la sombra...


... laderas totalmente cubiertas de vegetación...


... por doquier...


... escalones naturales...


... aún nos quedan ganas de investigar un poco.


Tras abandonar la pista, decidimos continuar por este sendero que aparentemente nos llevará hasta la Cima del Cerro El Satro donde se ubica un puesto de vigilancia de incendios forestales de la ANAM, tal y como hemos observado desde el Cerro La Charca.

El sendero está claro por ahora...



... todo lo bueno se acaba...


... luchando con la vegetación de nuevo...


... a la sombra...


... bonitos ejemplares de Pinus caribae...


... hasta alcanzar el punto más alto...


... donde se cultivan porotos entre otras legumbres...


... el puesto de vigilancia de la ANAM...


... observando cualquier movimiento a la altura de nuestros pies...


... y la Laguna de La Yeguada.


Cima del Cerro El Satro (990 m).


Hora de iniciar el descenso espantando a las posibles serpientes...


... la versión panameña de "El Tío la Vara"... a lo que hemos llegado...


... "¡¡Sus voy a crujir vivos!!"...


... el tímido sendero...


... problemas con la mochila??...


... bendita pista...


... se intuye la Laguna de La Yegueda...


... durante el descenso...


... un poco más cerca...


... al final nos mojaremos...


... de camino a El Satro...


... hermosa laguna...


... movimiento en El Satro...


... estas gentes humildes nos reciben con una gran sonrisa... :)


Nos despedimos de Rómulo y de su mujer hasta la próxima, nos quedaríamos un rato más conversando pero hemos de continuar nuestro descenso...

... recorriendo las calles de El Satro...



... la "carretera" de acceso al pueblo...


... refrescándose en el río el día de Navidad, ellos no tiene miedo a las serpientes...


... en ascenso por la pista...


... entre sol y sombra...


... esbeltos pinos...


... bonito paseo...


... este paisano se ha ofrecido a llevarnos hasta La Laguna...


... muy cerca de nuestro punto de partida...


... a la altura del puente...


... de nuevo por la carretera...


... la bucólica zona de acampada junto a la Oficina de la ANAM...


... las instalaciones de la ANAM en La Yeguada.


Nos quedamos un buen rato hablando con Bernardo sobre nuestra visita y sobre posibles futuros objetivos, hay pocos cerros accesibles pero alguno hay, tendremos que volver de nuevo por aquí para seguir "explorando"... Bernardo nos acompaña hasta el coche, aparcado en la parte trasera de la Casa de Huéspedes, para despedirnos y desearnos buen viaje, gracias por todo y un saludo desde aquí!!

Bucólicas campas herbosas en La Yeguada.



Antes de marcharnos decidimos hacer una parada en La Laguna para comer y para tomar unas cuantas fotos de la misma, al fin y al cabo es el mayor atractivo de la zona... nada más bajarnos del coche, nos percatamos de que la otra rueda trasera está perdiendo presión por momentos y, evidentemente, no llevamos más ruedas de repuesto!! Nos despedimos del funcionario del Puesto de Control, nos encantaría quedarnos pero es probable que no podamos llegar a Calobre con la rueda "entera"...

Otra vez será...



Apenas hablamos durante el trayecto hacia Calobre, rezando para la rueda aguante hasta allí, ya es mala suerte un pinchazo pero dos!!! En menos de lo que esperamos nos plantamos en Calobre... según las referencias de los funcionarios de la ANAM, nos dirigimos al Taller de Chelalín el cual está desbrozando su parcela el día de Navidad pero afortunadamente no tiene inconveniente alguno en atendernos...

Taller Chelalín...



... el modesto taller.


Antes no me había fijado pero ahora me doy cuenta que esta noche "algún borracho" ha intentado abrirnos el coche por una de las puertas traseras por lo que no me extraña que, a cambio, haya intentado pincharnos la rueda... Chelalín confirma nuestras sospechas iniciales, menos mal que al final no es tan sencillo pinchar una rueda...

... en plena faena.



A pesar de las molestias en este día festivo, Chelalín pretende cobrarnos 6 $ por la reparación de las dos ruedas... en Panamá los días de fiesta también se trabaja porque sea o no festivo, aquí hay que comer todos los días...

Mil gracias Chelalín, ya sabemos dónde volver.



Más tranquilos y con nuestras ruedas en perfecto estado, nos ponemos en carretera sin rumbo fijo, nuestro plan era quedarnos en La Yeguada hasta el Lunes pero no contábamos con el incidente del coche...

Algunos disfrutan de un chapuzón en el río...



... mientras los cumulonimbos hacen acto de presencia...


... preciosa puesta de sol...


... en algún lugar perdido de la geografía panameña...


Hoy somos un poco más "Exploradores"... Feliz Día de Navidad!!


Para consultar otras Ascensiones en el Continente Americano, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

4 comentarios:

xabierandueza-berriozar dijo...

Aupa Sarita. En la selva,curiosa y gratificante manera de pasar la Navidad.Parajes idílicos,soledad,buen tiempo,que más se puede pedir.Ha seguir así.
Un saludo.

sherpa dijo...

Hola pareja, veo que no perdéis el tiempo en esos montes tropicales. Sin duda una experiencia diferente las navidades allí.
Un aabrazo y feliz año.

Cienfuegos dijo...

Pinchazos desafortunados, serpientes venenosas, cumbres inalcanzbles, selvas intransitables, intentos de robo, ... yo que tú iba pensando en escribir una novela sobre vuestro paso por Panamá. Menos mal que todo eso se ve compensado simplemente por esa maravillosa puesta de sol.
Un saludo

SARITA dijo...

Xabier, ni te lo imaginas, unas Navidades totalmente diferentes que recordaremos siempre, te lo aseguro... y no sólo por el buen tiempo...

Sherpa, los pocos días libres que tenemos los aprovechamos al máximo o al menos eso es lo que intentamos, siempre que la selva nos lo permita... :)

Cienfuegos, me has leído el pensamiento, ya estoy preparando el borrador, jejeje... la verdad es que a veces la realidad supera a la ficción, si alguien nos hubiese dicho ésto hace unos meses... al menos los paisajes y la experiencia compensan las "penurias" que nos toca padecer por estas tierras...

Un fuerte abrazo para todos y gracias por participar!!