ROCIGALGO (1.449 m)

2.009/06/24

Continuando con el Proyecto de los TECHOS DE ESPAÑA, me acerco hasta el municipio de Los Navalucillos para ascender la cumbre más alta de la provincia de Toledo y del Parque Nacional de Cabañeros y de paso visitar las famosas Chorreras o cascadas naturales existentes en el recorrido.

Por las alturas del Parque Nacional de Cabañeros, ascenderé las siguientes cumbres:

- ROCIGALGO (1.449 m)
- COTA SIN NOMBRE (1.439 m)

IMPORTANTE
Para ascender al Rocigalgo y/o visitar las Chorreras del Arroyo del Chorro es necesario solicitar un permiso en el Punto de Información Turístico existente en el propio pueblo de Los Navalucillos, muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento, donde lo gestionan en el momento presentando el DNI y especificando el número de personas que van a realizar la ascensión.

Para consultar los horarios y las fechas de apertura del Punto de Información Turístico de Los Navalucillos, existen los siguiente teléfonos de información:

- Punto de Información Turístico: 925.42.64.20
- Ayuntamiento de Los Navalucillos: 925.42.63.81


SITUACIÓN
Parque Nacional de Cabañeros. Montes de Toledo.


PUNTO DE PARTIDA
P.K. 4 de la pista forestal al Área Recreativa Las Becerras.

Desde Los Navalucillos, continuar por la carretera CM-4155, única de salida del pueblo en dirección a Robledo del Rey. En el P.K. 16,5 continuar por la pista forestal existente a mano izquierda, en dirección a la Casa Rural de Las Becerras. La pista desciende hacia el fondo del valle, dejando una Casa Forestal a la derecha y tras cruzar un puente, tomar la pista de la izquierda, dejando el Área Recreativa de Las Becerras a la derecha de la bifurcación. Tras pasar unas casas, continuar recto por la llamada Nava del Chorro y sin desviarse de la pista principal, a unos 4 Km. del comienzo de la pista, existe una cancela que impide el paso de vehículos y una zona de aparcamiento, donde nos solicitarán el permiso expedido en el Punto de Información Turístico de Los Navalucillos.

Para llegar a Los Navalucillos (Toledo), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Hoja nº 683 Espinoso del Rey 1:50.000. Mapa Topográfico Nacional de España.

MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 800 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 24 km.
TIEMPO TOTAL: 05:30 horas.
DIFICULTAD: Fácil (F).
Ascensión por pista y sendero en todo momento, salvo en el recorrido por las denominadas "Cornisas", donde no hay sendero pero existen hitos.
Precaución en los días más calurosos del año para evitar posibles golpes de calor.
Las moscas pueden ser muy molestas en el recorrido por el robledal previo al Collado del Chorro.

MATERIAL: Sombrero o gorro imprescindible.
AGUA: Se puede coger agua del Arroyo del Chorro durante gran parte del recorrido.

ASCENSIÓN
Después de tramitar el permiso para ascender al Rocigalgo en el Punto de Información Turístico de Los Navalucillos, donde la persona que lo atiende actualmente es Marisol, una antigua vecina de mis padres (Un saludo desde aquí), me dirijo con el coche hacia Robledo del Rey hasta el P.K. 16,5.

Donde encuentro esta indicación.


Y la pista por la que tengo que continuar.


Con la furgoneta continúo por la pista que discurre en descenso hacia el Área Recreativa de las Becerras, hasta alcanzar el fondo del valle y tras cruzar el puente sobre el río encuentro una bifurcación.

Donde sigo hacia la izquierda.


Dejando el área recreativa a la derecha.


Siguiendo por la pista forestal atravesando la planicie de la Nava del Chorro y sin desviarme de la pista principal, alcanzo el límite del Parque Nacional de Cabañeros, donde una cancela me impide el paso y donde existe una zona de aparcamiento.

Tras aparcar, entrego el permiso a las empleadas del Parque Nacional, que me toman los datos y me preguntan por enésima vez si voy a subir sola, y decido comer algo ligero antes de subir mientras me preparo la mochila.

Después del picoteo inicio la ascensión al Rocigalgo, que discurre íntegramente dentro del Parque Nacional de Cabañeros.


Que comienza justo en la cancela.


Donde se ubica un cartel con este croquis, propiedad del Ministerio de Medio Ambiente.


Y donde comienza la ascensión "llaneando" por la pista.


Mientras contemplo el valle que voy a recorrer.


Y tras dibujar una herradura, ya veo la pista por la que he venido.


Y avanzando unos metros, alcanzo una bifurcación donde sigo de frente.


Mientras voy viendo por donde discurre la pista.


En la que a veces obtengo un poco de sombra.


Y alcanzo este vado, donde la pista cambia de vertiente.


Que discurre rodeada de vegetación.


Mientras me aproximo al desvío por el que tengo que seguir ascendiendo.


Situado junto a la toma de agua del municipio.


Perfectamente señalizado.


Para continuar remontando el valle.


Unas veces a la sombra.


Y otras al sol.


Hasta alcanzar este puente.


Donde me desvío hacia El Chorro.


Y atravesando el bosque.


Me aproximo al mirador al pie de la cascada.


Desde donde contemplo el famoso Chorro de Los Navalucillos.


Una pequeña maravilla, sin lugar a dudas.


Tras unos minutos disfrutando del entorno a la sombra y tras beber un poco de agua, vuelvo por donde he venido para continuar hacia el Techo de Toledo, el famoso Rocigalgo.

Atravesando de nuevo el puente.


Hasta la bifurcación anterior.


Y tras ascender unos metros, alcanzo esta señalización.


Los hitos me guían sin pérdida alguna.


Por el sendero rodeado de jaras.


Que atraviesa algún canchal un poco incómodo.


Hasta que los roquedos hacen acto de presencia.


Justo al alcanzar las famosas "Cornisas".


Desde donde observo el Arroyo del Chorro.


Y los hitos existentes.


Que me encaminan por aquí.


Hasta pasar lo más "complicado".


Y continuando por el sendero.


Alcanzo por fin el desvío a La Chorrera Chica.


Toca cruzar el Arroyo del Chorro.


Para aproximarse a la famosa Chorrera Chica de Los Navalucillos.


Hace un calor insoportable y la sombra en la Chorrera Chica se agradece, es un pequeño vergel donde el frescor invita a quedarse pero el Rocigalgo me espera... tras parar a beber un buen trago, rellenar mi botella y disfrutar del sonido del agua, me encamino de nuevo hacia el sendero por el que he venido.

Hasta alcanzarlo de nuevo.


Y un poco más arriba, ya veo el Collado del Chorro.


Y el sendero por el que he venido.


Con esa curiosa nube de frente.


Y un cérvido al otro lado del arroyo.


Que cruzo un poco más arriba.


Para continuar siguiendo los hitos.


Que me conducen por este robledal.


Con el suelo tapizado de brotes de cepa.


Y las rocas cubiertas de musgo.


Como algunos de los robles.


De formas peculiares.


Y en el avance por el bosque.


Me aproximo al Collado del Chorro.


Donde encuentro la última indicación.


Sin entretenerme, voy ascendiendo mientras observo la llanura de La Mancha a mis pies.


Y aquella cota rocosa que me llama la atención.


Mientras el Collado del Chorro va quedando atrás.


Y unos metros más arriba, veo un gran hito.


La cota 1.439 metros, situada hacia el NW.


Y la estación meteorológica situada en la Cima del Rocigalgo.


Y andando fuera de la pista, contemplo el panorama.


Hasta que me aproximo al cuadrado vértice geodésico.


Desde donde observo la vista hacia el NW.


Y esas rocas que parecen más elevadas que el propio vértice.


La cima del Rocigalgo, Techo de la provincia de Toledo y del Parque Nacional de Cabañeros, es una amplia planicie donde las vallas de los cotos privados y la estación meteorológica estropean ligeramente la visión del entorno.

Tras unos minutos en el vértice, me acerco hasta las rocas situadas unos metros más al NE, donde la vista mejora sensiblemente.


Cima del Rocigalgo (1.449 m).


La Sierra de la Parrilla hacia el NE.


La Sierra de la Majana.


Parte del Parque Nacional hacia el SE.


Y la amplia cima del Rocigalgo.


Aunque es un poco tarde, decido acercarme hasta la cota 1.439 metros situada al NW, de aspecto más interesante que el propio Rocigalgo.

Avanzo en paralelo a la valla del coto privado.


Pero pronto los brezos me impiden el paso.


Mientras la observo más de cerca.


Vuelvo sobre mis pasos en dirección a la cima y desde ahí desciendo en busca de la pista por el que he subido hasta la cercanías del Rocigalgo.

Y que se encamina hacia allí.


Primero en ligero descenso.


Y tras atravesar un rodal de robles.


Ya veo la Cima del Rocigalgo.


Hasta alcanzar el collado al Oeste de esta cota.


Y la pared por la que tengo que trepar.


Desde donde observo por donde continúa esta pista.


Y la verdadera cima de esta cota.


Y tras trepar un poco, totalmente evitable dando un rodeo, alcanzo el punto más alto.


Desde donde contemplo el paisaje a mis pies.


Cima de la Cota Sin Nombre (1.439 m).


Tras un par de minutos en la cima, observo que la pista por la que he venido continúa hacia el NW por lo que es probable que pueda descender por allí sin volver por el Collado del Chorro, haciendo un recorrido circular tal y como viene marcado en el plano que me ha dado Marisol en el Punto de Información Turístico de Los Navalucillos.

Además, tanto ella como las empleadas del Parque Nacional me han comentado que existe la posibilidad de descender por aquí, pero que no está muy bien señalizado, por lo que decido acercarme hasta el siguiente collado a echar un vistazo.

Inicio el descenso de esta cota.



Y tras descender unos metros me voy aproximando hacia allí.


Hacia la base de esa pared.


Echando un vistazo atrás.


Hasta llegar al collado, donde veo que la pista continúa.


Y esta cota tan interesante.


Me tienta subir por la canal hasta arriba, pero es muy tarde y todavía no tengo claro por donde voy a volver asi que lo dejo para otra ocasión y avanzo unos metros más por la pista.

Que continúa por la parte alta de la cuerda.


Donde hay un cérvido tumbado.


Y desde donde observo el Valle del Arroyo del Chorro, por donde he ascendido.


Consultando el mapa, no tengo muy claro por donde discurre el sendero alternativo y la pista no parece descender, y viendo la hora que es, decido darme la vuelta y volver por donde he ascendido antes de que se haga de noche.

De vuelta hacia la cota 1.439 metros.


Desde donde observo el Rocigalgo, hacia donde me dirijo de nuevo.


Y tras el descenser unos metros, asciendo entre los robles.


Y a la altura del Rocigalgo, echo un vistazo atrás.


Y unos metros más abajo, contemplo otra vez la llanura de La Mancha.


Y el Collado del Chorro.


Al que llego en unos minutos.


Donde los hitos me indican el camino de vuelta.


Sin entretenerme ni un minuto, me interno en el bosque.


Con algún roble solitario al borde del sendero.


Que unos metros más abajo, cambia a la otra vertiente.


Mientras contemplo el valle (en compañía de algunas moscas).


Y pasado el desvío a la Chorrera Chica, me aproximo a las "Cornisas".


Mientras el sol comienza a descender.


Y continuando por el sendero.


Atravieso este canchal.


Y avanzando a trote ligero, alcanzo el puente junto al desvío de El Chorro.


Y de vuelta por el sendero sin posibilidad de pérdida.


Recorro los últimos metros del mismo.


Junto a la pista por la que he venido hace un rato.


Por la que avanzo más tranquilamente.


Hasta llegar al vado del río.


Mientras el sol se va poniendo.


Y recorriendo los últimos metros de la pista.


Retorno al punto de partida.


Ya en el aparcamiento, donde evidentemente no hay nadie, contemplo el atardecer mientras me preparo para la vuelta a casa.


Para consultar otras Ascensiones en los Montes de Toledo, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

7 comentarios:

JOSE ANTONIO dijo...

Vaya zona más tranquila, hasta los cérvidos están relajados a la sombra en medio del camino.
Interesante el dato del permiso para hacer la ascensión a la cima provincial de Toledo.
Por cierto, yo soy de la provincia, de Aldeanueva, a 30 kms de Talavera.
Un abrazo.

SARITA dijo...

Lo cierto es que me apetecía acercarme hasta él pero no quise molestarle.

Gracias por tu visita Jose Antonio.

Saludos.

Anónimo dijo...

Que bonito reportaje.Soy de Navalucillos y te mando un saludo.

SARITA dijo...

Anónimo, muchas gracias por tu comentario.

El Rocigalgo es un gran desconocido por su modesta altura y su situación pero yo recomiendo esta actividad a todo el que le guste la montaña.

Un saludo.

Alberto dijo...

Muy bueno el reportaje me a gustado mucho, lo ice el 2/6/2010 y viendo las fotos me emocionan junto con los recuerdos, porque tuve una caida en la cima del rocigalgo, un sustíllo por un tropezón tonto, gracias por esas fotos un abrazo.

genoalalba dijo...

Hola, voy a pasar estas vacaciones en la zona y estoy preparando las rutas, la tuya me ha encantado además de servirme de gran ayuda. Gracias

SARITA dijo...

Alberto, disfrutando del Rocigalgo con los calores del verano... :) Espero que estés bien y la caída no te haya dejado secuelas, ya me contarás...

Genoalalba, bonita zona para disfrutar de las vacaciones, la ascensión al Rocigalgo te encantará aunque te recomiendo ir a primera hora de la mañana o a última de la tarde para evitar golpes de calor...

Gracias por la visita y por los comentarios.

Un abrazo.