ESPIGÜETE (2.450 m). CORREDOR NORTE (PD/500 m/50º máx) - ARISTA O CRESTA ESTE (PD/1.000 m/45º máx/II+ máx)

2009/04/20

Tras casi tres años sin visitar la Cordillera Cantábrica, nos acercamos a la Montaña Palentina, para ascender a una de sus cumbres más emblemáticas y una de las grandes de la geografía peninsular.

Ascenderemos por el Corredor Norte (PD/500 m/50º máximo) y tras subir a la Cima Principal del Espigüete, recorremos la cresta pasando por la Cima Este y por la Punta Este, desde la que descendemos por la Arista o Cresta Este (PD/1.000 m/45º máximo/II+ máx), tachando las dos cumbres:

- ESPIGÜETE (2.450 m)
- ESPIGÜETE ESTE O CIMA ESTE (2.444 m)
- ESPIGÜETE PUNTA ESTE (2.441 m)


SITUACIÓN
Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre. Montaña Palentina. Cordillera Cantábrica.


PUNTO DE PARTIDA
Zona de aparcamiento de Pino Llano, junto al comienzo de la Senda de Mazobres.

Desde Cardaño de Abajo, seguir por la carretera P-210 en dirección a Cervera de Pisuerga. A la altura del P.K. 35 tomar la carretera a mano izquierda en dirección a Cardaño de Arriba, que asciende hasta el final del valle paralela al Arroyo de las Lomas. En el P.K. 2,5, en la zona denominada Pino Llano, existe una zona de aparcamiento, al comienzo de la Senda de Mazobres.

Para llegar a Cardaño de Abajo (Palencia), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Hoja nº 106-I Valverde de la Sierra 1:25.000. Mapa Topográfico Nacional de España.
Montaña Palentina 1:50.000. Centro Nacional de Información Geográfica.


MAPA


CROQUIS DEL CORREDOR


RESUMEN
DESNIVEL: 1.300 metros (+/-), 500 metros (+) el corredor.
DISTANCIA TOTAL: 8,5 km.
TIEMPO TOTAL: 10:00 horas.
DIFICULTAD: Poco Difícil Superior (PD+).
Pendientes de nieve de 40º-45º en el Corredor Norte, con algún tramo corto de 50º debido a la cantidad de nieve existente.
El descenso por la Arista Este se hace largo, ya que salva un desnivel de 1.100 metros desde la Cima Este hasta el aparcamiento y además presenta varios pasos de I+/II y algún paso II+ máximo, un poco aéreos, que con la cantidad de nieve recién caída pueden resultar algo expuestos, con algún tramo de nieve de hasta 45º de inclinación.

MATERIAL: Equipo básico invernal; casco imprescindible.

ASCENSIÓN
La Montaña Palentina es una pequeña maravilla situada al Sur de Picos de Europa, a la que esperamos volver junto con mi amigo Dani, natural de esta tierra, un besazo desde aquí.

Tras el viaje en coche desde Madrid, llegamos al aparcamiento de Pino Llano, totalmente vacío, y nos preparamos para pasar la noche en la furgoneta.

A las 05:30 nos despertamos y después de "perrear" un buen rato, desayunamos y empezamos a movilizarnos, mientras comienza a amanecer.


Tras preparar las mochilas y dejar todo recogido, nos ponemos en marcha por el Sendero de Mazobres en dirección a la cascada del mismo nombre, que sale de la zona de aparcamiento.

La pista cerrada al tráfico por donde hemos de ascender.


Tras pasar junto a otra señal de prohibido, seguimos ascendiendo.


Mientras el sol empieza a iluminar algunas cumbres.


Llegamos a la altura del sendero que sale a mano izquierda en dirección al Refugio de Mazobres y que obviamos, siguiendo por la pista principal.

El sendero que conduce al Refugio de Mazobres.


Nosotros continuamos de frente.


Con el sol a nuestra espalda.


Pisando algo de nieve en la propia pista.


Unos metros más arriba, observamos la Cascada de Mazobres y las huellas que suponemos, nos conducirán hasta la base del Corredor Norte.

La Cascada de Mazobres desde aquí.


Y por donde ascenderemos a partir de ahora.


Abandonamos la pista y comenzamos a ascender siguiendo la huella, sin necesidad de ponernos los crampones por ahora.

Aprovechando la huella.


Vamos ascendiendo hacia la base del corredor.


Unos metros más arriba, decidimos parar hidratarnos y ponernos los crampones, ya que a partir de aquí la pendiente aumenta y, por suerte, fuera de la huella la nieve está bastante dura.

Hacia allí nos dirigimos.


Avanzando bastante rápido.


Con la Cascada de Mazobres de fondo.


Mientras nos acercamos al Corredor Norte.


Que se encuentra cada vez más cerca.


Un poco más arriba, lo observamos casi al completo.


Bordeando una amenazadora sima.


Y contemplando el cielo totalmente despejado.


Y la silueta del Pico Murcia detrás nuestro.


Intuimos que nos espera una gran jornada de montaña.


Desde este punto, comienza el verdadero corredor, que discurre muy próximo al Espolón Norte, y la pendiente aumenta ligeramente, aunque sin superar los 40º.

Mane me sigue a pocos metros.


Mientras nos acercamos a la parte más inclinada.


Con el Pico Murcia de testigo.


Los paredes del Espolón Norte junto a nosotros.


Y las cumbres de Picos de Europa.


Visibles desde donde nos encontramos.


Donde la pendiente aumenta hasta 45º.


Y el corredor cambia de dirección.


A partir de aquí, el corredor vira hacia la derecha y la pendiente aumenta hasta los 50º en algún punto, dada la cantidad de nieve acumulada, que ha caído en los últimos días.

La huella está cubierta de nieve polvo.


Por lo que Mane se retrasa un poco.


Mientras yo asciendo por el tramo más inclinado.


Observando su evolución.


A partir de aquí, la huella desaparece por completo y la nieve está sin transformar, por lo que nos tocará "penar" un poco para salvar los 200 metros de desnivel que nos quedan hasta la cima.

Con la nieve tan blanda es complicado caerse.


Pero también es complicado avanzar.


Bordeando ahora ese espolón rocoso por la derecha.


Por suerte ya vemos el Macizo Central de Picos.


Y también el Macizo Occidental.


La pendiente disminuye pero el corredor discurre por una pala que termina en unos cortados unos metros más abajo, por lo que en caso de que la nieve esté dura, hay que extremar la precaución.

Pero hoy la nieve está sin transformar.


Y esta pala se hace dura para unos...


...y para otros también.


Aunque nos queda poco para la cima.


Yo me hundo por las rodillas.


Claro que, Mane se hunde aún más.


Unos metros más arriba, salimos de la última pala y alcanzamos, por fin, la cresta situada entre las dos cumbres del Espigüete.

La Cima Este del Espigüete y la Cara Sur del Curavacas.


Mane a punto de salir del corredor.


Desde este collado situado entre las dos cimas, nos encaminamos hacia la derecha en dirección a la Cima Oeste, que es la cima principal del Espigüte.

De la que solo nos separa una fácil cresta.


Con la Cima Este detrás nuestro.


CURAVACAS, otro emblemático de la Montaña Palentina.


En dirección a la cima principal.


Avanzando por la cresta.


Hasta avistar al vértice geodésico.


Y aproximarnos a él.


Llegamos a la Cima principal del Espigüete, donde hace algo de viento, un tanto frío, que no invita a quedarse mucho tiempo y la cantidad de nieve acumulada ha tapado la cruz existente en la misma.

Aún así, estamos más de 15 minutos disfrutando de las vistas y haciendo fotos desde la cumbre en todas las direcciones.


Cima del Espigüete (2.450 m).


La continuación de la cresta hacia el Oeste y el Embalse de Riaño.


Los Macizos Occidental y Central de Picos de Europa de fondo.


Ahora en panorámica, con los tres Macizos y las nubes de evolución sobre el Central y el Oriental.


Otra panorámica con Peña Prieta y el Curavacas, que dejaremos para otra ocasión.


Impresionante con el zoom, la Cara Sur del CURAVACAS.


El Embalse de Camporredondo desde aquí.


Desde el buzón situado unos metros más abajo de la cima.


Con la Sierra de La Peña detrás, junto al pueblo de Guardo.


Embalse de Riaño, las cumbres que lo rodean y la Cantábrica más occidental.


A pesar del viento frío, nos resistimos a marcharnos, el día está espectacular salvo por las nubes de evolución que comienzan a aparecer sobre las cumbres.

Con Picos de Europa de fondo y el Pico Murcia en primer plano.


Y ahora un poco más cerca del CURAVACAS.


Como es relativamente pronto, decidimos hacer la parada para comer en la Punta Este, donde suponemos hará menos viento que aquí, por lo que nos movilizamos hacia ella.

Iniciamos el regreso por la cresta por la que hemos venido.


CURAVACAS siempre presente.


Espigüete Cima Este cada vez más cerca.


Disfrutando del recorrido por la cresta.


Extremando la precaución en algún punto.


Observando de donde venimos...


... y hacia donde nos dirigimos...


... avanzando siempre por la zona más practicable...


... y por terreno fácil...


... recorremos los últimos metros de la ancha cresta hacia la Cima Este.


Nuestras huellas en el Corredor Norte.


La cresta desde la Cima principal del Espigüete.


Existen dos cimas separadas por un collado, pero ésta es la auténtica Cima Este del Espigüete, siendo ésta la más occidental y más alta... la cima más oriental es la Punta Este del Espigüete que también cuenta como cima independiente dentro del macizo.

Cima del Espigüete Este (2.444 m).


Con la cima principal de fondo.


Desde ésta, nos dirigimos a la más oriental, la del Espigüete Punta Este, más ancha y redondeada que la anterior, donde se aprecia un hito de piedras, aunque sea unos metros más baja.

Hacia allí nos dirigimos.


Contemplando la curiosa cornisa que forma la anterior cima.


Mientras Mane se aproxima a la Punta Este.


Cima del Espigüete Punta Este (2.441 m).


Paramos para comer, hidratarnos bien y reponer fuerzas, durante más de 01:00 hora, protegiéndonos del sol al máximo antes de comenzar el descenso por la larga Arista Este... disfrutamos como enanos de las vistas mientras degustamos algunas viandas y hacemos unas cuantas fotos.

Peña Prieta un poco más cerca.


CURAVACAS desde aquí.


La Arista Este, por donde descenderemos.


Una panorámica hacia el SE.


Después del descanso, iniciamos el descenso por la Arista Este, extremando las precauciones, ya que la nieve ahora está muy blanda y puede resultar un poco expuesta en algún punto.

El recorrido que hemos hecho desde la cima principal.


Mane comienza el descenso.


Por la Arista Este.


Con la silueta del CURAVACAS a nuestra izquierda.


Y el Embalse de Camporredondo a nuestra derecha.


La huella existente nos conduce por la zona más practicable.


Extremando la precaución en algún punto.


Avanzando con ciudado.


Las nubes de evolución se acercan.


Continuamos el descenso con precaución.


Observando lo que ya hemos realizado.


En este punto, nos encontramos con el paso más complicado de toda la Arista Este, una trepada de grado II de unos 3 metros de altura con patio a nuestra derecha, o sea hacia el Sur, que con la nieve de los últimos días se complica un poco.

Así se vé la trepada desde abajo.


Con el patio a nuestra espalda y la nieve polvo, que no nos dá mucha confianza, dudamos un par de minutos y al final Mane sube primero y desde arriba me echa una mano para subir, sin tener que asegurarnos en ningún momento.

La trepada desde arriba.


Tras la trepada, seguimos descendiendo por la Arista Este siguiendo los hitos y la huella trazada en todo momento.

Continuamos un poco más tranquilos.


Echando un vistazo hacia atrás, de allí venimos.


Otro a Peña Prieta.


Viendo como las dificultades decrecen.


Unos metros más abajo, la Arista Este se ensancha por lo que "sólo" nos queda salvar un desnivel de 800 metros aproximadamente de descenso desde aquí.

Vamos andando por la Arista.


Donde la nieve va cediendo paso a la roca.


Y algún escarabajo sale a nuestro paso.


El fondo del valle donde tenemos que llegar.


Aprovechando las últimas palas de nieve.


Refugio de Mazobres desde aquí.


De camino hacia esa cota que bordearemos por la derecha.


Penúltimo vistazo al Espigüete.


Para continuar por allí.


Una parada técnica para guardar los crampones.


Y continuamos descendiendo por esta predera.


En dirección al aparcamiento.


Tras bordear dicha cota, alcanzamos la Arista Este de nuevo para seguir descendiendo por ella siguiendo los hitos sin desviarnos.

Desde aquí todavía vemos el Pico Murcia.


Y lo que nos queda del recorrido por la larga Arista Este.


Donde la caliza es la protagonista.


Cediendo pronto el terreno a la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi).


Cada vez más cerca del aparcamiento.


Recorriendo los últimos metros.


Hasta pisar tierra firme.


Llegamos al aparcamiento tras el eterno descenso por la "larga Arista Este" y tras recoger todo, emprendemos el camino de vuelta a casa.

A la altura del Embalse de Camporredondo, pasado Cardaño de Abajo, el Espigüete nos despide mientras nos marchamos.


Hasta pronto, Espigüete.




Para consultar otras Ascensiones en la Montaña Palentina o en la Cordillera Cantábrica, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante. Me entran ganas de ir ahora mismo, aunque viendo las fotos me ha entrado una sensación de "enriscao". Un paso en falso y 200 metros o más de caida y te quedas muñeco.
Desde luego la montaña palentina tiene grandes rincones muy poco conocidos. A ver si vuelvo.
Un saludo.

Borja dijo...

Bonito, bonito!!
Gran ascensión!!
Qué ganas tengo de volver por allí!!

SARITA dijo...

Gracias a los dos.

Dani, espero que no te enrisques la próxima vez que nos veamos, que ya sabes lo que te espera...

Borja, gracias por incluirnos en el Blog, en serio. Nosotros también tenemos nuestros momentos "nisios", pero lo disimulamos lo mejor que podemos.
Os seguiremos leyendo, como siempre.

Saludos.

Anónimo dijo...

Joder con la arista Este no??.. delicado, delicado tu!!.. pensé que tenía menos peligro, pero veo que Palencia se las trae!!!..
Menudo reportaje, creo que miraste mas por el objetivo que sin él...je,je. Enhorabuena!!
Un saludo. El Patxi

SARITA dijo...

El Patxi, la verdad es que el Espigüete no decepciona y la Arista Este es muy entretenida y disfrutona... la Montaña Palentina es impresionante... tendremos que volver en breve por allí... el Curavacas y el Peña Prieta nos esperan!!

Un saludo.

JoseMi dijo...

Precioso! Enhorabuena

SARITA dijo...

JoseMi, el Espigüete es uno de los grandes... el Corredor Norte y la Arista Este son dos de sus vías imprescindibles :)

Un saludo.

BEN HARPER dijo...

Que ganas tengo de ir por allí, espero hacerlo en un fin de semana antes del verano, es un pico impresionante.SALUDOS.

SARITA dijo...

Ben, el Espigüete es espectacular, una de mis cumbres favoritas sin lugar a dudas, espero que la disfrutes!!

Gracias por la visita y por el comentario.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

¿Hay muchas simas en la cara norte del espiguete?
Un saludo

SARITA dijo...

Anónimo, pues desconozco el número de simas existentes pero entiendo que debe haber alguna más puesto que el macizo del Espigüete es de roca caliza y las simas están originadas por procesos erosivos kársticos en roca caliza o por derrumbe del techo de cavidades por donde el agua se filtra a niveles inferiores.

Te sugiero que consultes en foropicos.net, donde seguro que encontrarás información detallada sobre el Espigüete y las simas existentes.

Un saludo.