PEÑA DE SAN MIGUEL O PEÑA SEN (1.123 m). VÍA FERRATA PEÑA DE SAN MIGUEL (F O K1)

2007/09/11

Rápida ascensión a la Peña de San Miguel a través de la pseudo-vía ferrata existente para acceder a su cumbre, desde donde contemplaremos el famoso "Salto de Roldán", situado entre la Peña de Amán y la propia Peña de San Miguel.

Según cuenta la leyenda, Roldán huyó de los árabes tras saltar con su caballo desde la Peña de Amán hasta la Peña de San Miguel... :)


SITUACIÓN
Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Prepirineo.


PUNTO DE PARTIDA
Collado de San Miguel situado en el P.K. 9 de la pista en dirección al Embalse de Belsué o de Santa María de Belsué donde existe una zona de aparcamiento.

Desde Apiés, continuar por la carretera que une el propio pueblo de Apiés con el pueblo de Santa Eulalia de la Peña. Pasado el P.K. 8 de esta carretera comienza una pista a mano derecha en dirección al Embalse de Belsué o de Santa María de Belsué. Tras recorrer 1 km de esta pista alcanzamos el Collado de San Miguel, donde existe una gran explanada a modo de área de aparcamiento desde donde se observa la Peña de San Miguel y donde se puede aparcar el coche.

Para llegar a Apiés (Huesca), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Parque de la Sierra y Cañones de Guara 1:40.000. Editorial Pirineo.

MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 150 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 3 km.
TIEMPO TOTAL: 01:45 horas.
DIFICULTAD DE LA VÍA FERRATA: Fácil (F) según la tradicional Escala Francesa o K1 según la nueva Escala Hüsler (ATH:1, PSI:2, RES:1, EQU:2, TER:1).
Según la nueva Escala Hüsler, la dificultad de la vía ferrata se basa en 5 Criterios de Evaluación de la Dificultad de las Vías Ferratas, evaluados del 1 al 4, de menor (1) a mayor (4) dificultad cada uno de ellos:
+ Aspectos atléticos: ATH
+ Aspectos psicológicos: PSI
+ Resistencia: RES
+ Equipamiento: EQU
+ Terreno: TER
Para más información, consultad los SISTEMAS DE GRADUACIÓN DE VÍAS FERRATAS de la web DEANDAR.COM y el libro VÍAS FERRATAS Y CAMINOS EQUIPADOS de Desnivel Ediciones.
DIFICULTAD GLOBAL DE LA ASCENSIÓN: Fácil Superior (F+).
Ascensión equipada con grapas y escalera metálica para salvar los resaltes verticales existentes de camino a la cima.
En la actualidad, la vía ferrata está totalmente equipada con cable de seguridad o de vida en los pasos más comprometidos.

MATERIAL: Para iniciados, recomendable equipo para vías ferratas: arnés, cabo de anclaje con disipador de energía para vías ferratas, mosquetones de seguridad y casco.

ASCENSIÓN
Después de la ascensión al Sacroix y al PERDIGUERO Y LA CRESTA DE LLITEROLA de hace dos días, todavía no estamos para muchas historias por lo que para aprovechar el día decidimos acercarnos hasta la Peña de San Miguel, que se asciende rápidamente, pero fundamentalmente para contemplar el famoso Salto de Roldán.

Tras perdernos debido al desvío existente en la carretera por las obras de la futura autovía Huesca - Jaca y sortear algún que otro bache, alcanzamos una explanada, a modo de aparcamiento, existente en la pista que se dirige al Embalse de Belsué, situada muy cerca de la propia Peña de San Miguel.

Que nos recibe de este modo al bajar del coche.



Por si encontramos alguna reunión en la zona de las grapas, decidimos echar la cuerda para practicar algún aseguramiento o rapelar unos metros, que ya lo tenemos casi olvidado...

Nos ponemos en marcha por el sendero que comienza en el aparcamiento en dirección SE hacia la vertiente Norte de la Peña de San Miguel.


Que vemos cada vez más cerca.


Ascendiendo por el sendero que discurre entre ejemplares de Buxus sempervirens y otras especies arbustivas típicas de la Sierra de Guara, vamos ganando altura en busca de la zona de grapas colocadas para superar los pasos más verticales existentes entre las fajas de la vertiente Norte de la Peña de San Miguel.

Unos metros más arriba ya vemos la Peña del Fraile.


Y alcanzamos el primer resalte equipado con grapas, similares a las de las vías ferratas.


Que subimos sin problemas.


Superado este resalte, continuamos avanzando por esta faja hacia la izquierda hasta encontrar el segundo resalte, más vertical y un poco extraplomado, equipado con una escalera metálica y con grapas para superar la parte superior.

Que también superamos sin problemas.


Pasado este segundo resalte, continuamos avanzamos hacia la izquierda y tras un pequeño resalte, alcanzamos la explanada superior de la Peña de San Miguel muy cerca ya de la cima.

Con la Peña de Amán o Peña Men al otro lado del Salto de Roldán.


Según la leyenda, en el año 778 D.C. el ejército de Carlomagno al que pertenecía el jóven caballero galo Roldán se puso en marcha hacia la conquista de Saraqusta (Zaragoza) en manos de los árabes pero esta conquista no resultó como esperaban y en la huía hacia Francia a través de los Pirineos, el caballero Roldán se vió sitiado en la Cima de la Peña de Amán, desde donde "picó espuelas a su caballo" y éste dió un salto tal que alcanzó la Peña de San Miguel, donde murió por el esfuerzo del salto.

Desde la Peña de San Miguel, Roldán tuvo que continuar su huída a pie pero no llegó muy lejos ya que cayó en Ordesa, cerca de la frontera con Francia, momento en el que lanzó su mítica espada, Durendal, abriendo la famosa Brecha de Roldán o de Rolando que le permitió su tierra ver por última vez antes de morir.

Si queréis más información, pichad en este enlace del periodista Marcos Español Sicart: LEYENDA: EL SALTO DE ROLDÁN.

Volviendo al día de hoy, recorriendo la gran planicie en la Cima de la Peña de San Miguel además del Salto de Roldán observamos el panorama en todas direcciones.


Llanos de la Hoya de Huesca hacia el Sur.


Vista atrás de camino al punto más alto.


En apenas 20 minutos desde el coche alcanzamos la Cima de la Peña de San Miguel constituída por una gran explanada o planicie donde se sitúan las ruinas de un castillo y ermita románicos.

El castillo situado en el centro de la misma.


Unos metros más al Oeste, observamos el sendero por donde hemos subido.


Hacia el Norte, Peña Gratal en segundo plano a la izquierda y el Pico del Águila en el centro.


La ermita, situada más al Oeste, está totalmente derruida pero el castillo todavía conserva parte de su estructura por lo que nos acercamos a echar un vistazo y ver si podemos subir hasta la parte superior del mismo.

La entrada.


Tras trepar un poco entre las ruinas a modo de escalera, alcanzamos la parte más alta del castillo y por tanto el punto más alto de la Peña de San Miguel.

Cima de la Peña de San Miguel o Peña Sen (1.123 m).


Estamos solos en la cima por lo que nos sentamos tranquilamente a contemplar el paisaje y a los numerosos buitres que sobrevuelan alrededor de las dos Peñas y del propio Salto de Roldán.

Mientras disfrutamos de la soledad de la Peña San Miguel.


Tras 30 minutos en la cima, decidimos iniciar el descenso en busca de un sendero que nos acerque un poco más al Salto de Roldán.

Dejando atrás la cima, con las ruinas de la ermita a la izquierda.


Continuamos por el sendero hasta alcanzar el segundo resalte, que descendemos con cuidado gracias por las grapas y la escalera metálica existente y tras superarlo continuamos hasta llegar al primer resalte.

Que descendemos sin problemas.


Desde la base de este primer resalte continuamos por un sendero hacia la izquierda que va bordeando la Peña de San Miguel hasta aproximarnos al cortado de su Cara Este, desde donde observamos este panorama.

Pico del Fraile a la izquierda y la Peña de Amán al otro lado del Salto de Roldán.


Retrocediendo sobre nuestros pasos, de vuelta en el sendero, antes de descender hasta el coche, bordeamos la Peña de San Miguel en dirección Oeste para asomarnos a los cortados existentes en esta vertiente.

Que observo con detenimiento.


E inicio el regreso hacia el sendero.


Muy cerca del aparcamiento.


Desde este punto, descendemos por el sendero hasta alcanzar el comienzo del mismo, desde donde vemos la Peña San Miguel y la indicación para llegar hasta ella.

Por si no lo teníamos claro.


Un último vistazo desde el aparcamiento.


Ya en el coche tras la rápida visita al Salto de Roldán y a la Peña de San Miguel iniciamos el camino de vuelta a casa.


Para consultar otras Ascensiones en la Sierra de Guara o en el Prepirineo, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.
 
 

PERDIGUERO (3.222 m). CRESTA PERDIGUERO E - PERDIGUERO - PERDIGUERO W - TUCA DE LLITEROLA - PICO ROYO - PUNTA DE LLITEROLA - AGUJA DE LLITEROLA (F+/300 m/II máx)

2007/09/09

Larga jornada en la que ascenderemos el mítico Perdiguero y los 3.000 situados entre el Collado Superior e Inferior de Lliterola, ascendiendo por el Valle de Remuñe y descendiendo por el Valle de Lliterola, completando una vuelta circular altamente recomendable.

En total ascenderemos 7 cimas de más de 3.000 metros de altitud, en este orden cronológico:

- PICO PERDIGUERO ORIENTAL (3.170 m)
- PERDIGUERO (3.222 m)
- PICO PERDIGUERO OCCIDENTAL (3.176 m)
- PERDIGUERO (3.222 m)
- TUCA DE LLITEROLA (3.095 m)
- PICO ROYO (3.121 m)
- PUNTA DE LLITEROLA (3.132 m)
- AGUJA DE LLITEROLA (3.028 m)


SITUACIÓN
Parque Natural de Posets - Maladeta. Pirineo de Huesca/Francia.


PUNTO DE PARTIDA
Final de la carretera A-139 que asciende por el Valle de Benasque.

Desde Benasque, continuar por la carretera A-139 que remonta el propio valle, hasta alcanzar el final de la misma, sin desviarse en ningún momento obviando los desvíos existentes al Valle de Ballibierna, Baños de Benás y Hospital de Benás. Tras remontar todo el valle, la carretera finaliza aproximadamente en el P.K. 73, donde se puede aparcar el coche.

Para llegar a Benasque (Huesca), ver la GUIA REPSOL.


CARTOGRAFÍA
Valle de Benasque 1:30.000. Editorial Alpina.
Benasque-Ball de Benás 1:40.000. Editorial Pirineo.


MAPA


RESUMEN
DESNIVEL: 2.100 metros (+/-)
DISTANCIA TOTAL: 18 km.
TIEMPO TOTAL: 12:30 horas.
DIFICULTAD: Fácil Superior (F+).
Paso de grado II en el descenso del Perdiguero al Collado Superior de Lliterola y en la trepada a la Aguja de Lliterola.
Desnivel acumulado y longitud del recorrido importante para realizarla en una sola jornada.

MATERIAL: Nada reseñable; casco recomendable.

ASCENSIÓN
Tras la ascensión de ayer al Sacroux dormimos en el coche al final de la carretera A-139, donde curiosamente estamos solos a pesar de ser puente en Catalunya.

Nos despertamos pronto y después de desayunar, preparamos las mochilas y nos ponemos en marcha por la carretera, retrocediendo unos metros en dirección al sendero que asciende por el Valle de Remuñe, situado a mitad de camino entre el Barranco de Remuñe y el final de la carretera.

El sendero en los primeros metros.



De este solitario Valle de Remuñe.


Ascendiendo en todo momento, vamos remontando el valle siguiendo el sendero que discurre por el lugar más practicable, situado en el lado derecho de la Aigüeta de Remuñe y que cruza un par de torrenteras.

Ya viene el sol.


Por donde hemos de continuar.


Mientras avanzamos paralelos al cauce.


Continuamos el ascenso, mientras observamos un grupo de tres montañeros que nos siguen de cerca, siendo los únicos que hemos visto en todo el valle.

La Forca Remuñe cada vez más cerca.


Mientras el sol comienza a apretar.


Unos metros más arriba, alcanzamos una bifurcación donde hacemos una pequeña parada para hidratarnos y donde coincidimos con los tres montañeros de Girona que nos seguían desde el comienzo.

Tras unas palabras (Un saludo desde aquí), nos despedimos ya que ellos toman el desvío hacia el Boum, mientras que nosotros continuamos en dirección al Portal de Remuñe.


Perfectamente señalizado.


Desde este punto avanzamos paralelos al Río Remuñe que desagua del Ibonet de les Arenals, dejándolo primero a nuestra izquierda para cruzarlo posteriormente y continuar por la otra orilla, siguiendo los rastros de sendero.

De ahí venimos.


Continuando la ascensión por el sendero.


Mientras ya vemos la Tusse de Remuñe, el Rabadá y el Navarro a la derecha de la Forca Remuñe.


Vamos ascendiendo hacia el Portal de Remuñe, donde la pendiente se incrementa y los rastros de sendero están señalados con hitos cada pocos metros, mientras dejamos a nuestra izquierda el Pico de Remuñe.

Y un poco más arriba, ya vemos la silueta del BOUM.


La cresta hasta el Mall Pintrat, a la derecha del todo.


Y el Valle de Remuñe por donde hemos ascendido.


Y avanzando por este caos de rocas.


Alcanzamos el Portal de Remuñe, con el Perdiguero de frente.


Desde aquí, hemos de descender casi 100 metros hasta el nivel de desagüe del Ibón Blanco de Lliterola y posteriormente remontar la pedrera que conforma la Cara Este del Perdiguero.

Hacia allí nos dirigimos.


Y un poco más arriba, ya vemos la Cima del Perdiguero.


Y casi todos los 3.000 que recorreremos en el día de hoy.


Tras el sube y baja, alcanzamos el desagüe del ibón.


Rodeado de cimas de más de 3.000 metros.


Desde este punto, comenzamos el ascenso por la ancha arista del Perdiguero en dirección a la primera cima del día, avanzando por un canchal de rocas y bloques donde el avance se hace incómodo en ocasiones por el tamaño de los bloques.

Mientras contemplamos el Valle de Estós.


Y ganando altura vemos el Macizo de la Maladeta y parte del Pirineo hacia el Este.


Maupas y BOUM a su derecha.


Y los Cabrioles, con el Ibón Blanco a sus pies.


Hasta que alcanzamos un hito que no es la Cima Este.


Y vemos lo que nos queda hasta el Perdiguero.


Con POSETS a nuestra izquierda.


Mientras continuamos por la ancha arista viendo la caída hacia el ibón


Que se sitúa unos cuantos metros más abajo.


Ascendiendo los últimos metros alcanzamos la primera "cima", que realmente es una pequeña elevación en la cresta de camino al Perdiguero de más 3.000 metros de altitud.

Cima del Pico Perdiguero Oriental (3.170 m).


Desde donde contemplamos de nuevo el Posets y el Macizo del Cotiella a su izquierda.


Lo que nos queda al Perdiguero.


Y parte de la cresta que recorreremos.


Sin entretenernos más, continuamos el avance dejando atrás el Pico Oriental.


Con el Lézat a la izquierda de la "Cresta de Lliterola".


Observando el Pico Oriental, que ahora sí parece una cima independiente del Perdiguero.


Hasta alcanzar el punto más alto de la jornada.


Cima del Perdiguero (3.222 m).


En la cumbre nos encontramos a unas 30 personas!! por lo que decidimos comenzar el descenso hacia el Pico Occidental del Perdiguero, aparentemente más tranquilo que su hermano mayor.

Como tenemos que volver a pasar por el Perdiguero antes de descender a la "Cresta de Lliterola", decidimos posponer el grueso de fotos en la cima, confiando que dentro de un rato encontraremos mucha menos gente aquí.


Hacia el Norte, el Gourgs Blancs.


Los Cabrioules, la amplia cima de la Tusse de Remuñe y la Cresta al Maupas.


El Pico Oriental, por donde hemos pasado hace unos minutos y de fondo el Macizo de la Maladeta.


Sin entretenernos, descendemos hacia el Pico Occidental que vemos ahí abajo.


Con el Grand Quayrat y el Lézat escoltando el Lac du Portillon d'Oô.


Y descendiendo por esta cresta-pedrera.


Nos aproximamos a la cima.


Donde existen varios hitos.


Cima del Pico Occidental del Perdiguero (3.176 m).


Al contrario que en el Perdiguero, en el Pico Occidental no hay nadie por lo que nos tomamos nuestro tiempo para comer, descansar y hacer fotos desde esta cima panorámica.

El verdor del Valle de Estós.


POSETS y el Macizo del Cotiella al fondo.


Ahora un poco más cerca.


Las Tres Sorores y la Cresta de la Punta del Sabre al BACHIMALA y el Vignemale al fondo.


Y el Pico Seil dera Baquo y sus satélites.


Tras más de 1 hora en la cima, decidimos continuar con nuestro itinerario en dirección a los 3.000 de la "Cresta de Lliterola", pasando de nuevo por el Perdiguero.

Foto de despedida.


Y observando el Grand Quayrat y el Lézat.


Nos ponemos en marcha.


En dirección a la Cima del Perdiguero.


Y tras recorrer andando la ancha cresta.


Nos acercamos de nuevo al punto más alto.


Al llegar a la cima, apenas hay gente en comparación con la "manifa" que encontramos hace un rato, por lo que ahora sí aprovechamos para hacer alguna foto más antes de continuar hacia el Collado Superior de Lliterola.

Cima del Perdiguero (3.222 m).


Desde donde vemos el Pico Occidental, de donde venimos.


Pico Seil dera Baquo y las cumbres que rodean al Gourgs Blancs.


El Lac du Portillon d'Oô.


Y el hito que marca el punto más alto del Perdiguero.


Se hace tarde por lo que decidimos movilizarnos a pesar de que estaríamos todo el día haciendo fotos desde aquí.

Una última panorámica.



Sin entretenernos más tiempo en la cima, iniciamos el descenso por la cresta NE del Perdiguero en dirección al Collado Superior de Lliterola.

Observando la amplia "cresta" que vamos a recorrer.


Y el Pico Oriental del Perdiguero, por donde hemos ascendido hace un rato.


Mientras continuamos el descenso, apoyando las manos en algún punto.


Con los 3.000 situados entre los dos collados de Lliterola.


El Lac du Portillon d'Oô a la izquierda.


Y el Ibón Blanco de Lliterola a la derecha.


Dejando el Perdiguero detrás de nosostros.


Tras ascender unos metros alcanzamos un hito en mitad de la cresta, como si marcase una cota intermedia, desde donde continuamos descendiendo hacia el Collado Superior de Lliterola.

Viendo la Cara Norte del Perdiguero.


Y lo que nos queda por recorrer.


Unos metros más abajo, alcanzamos el paso más complicado de toda la jornada, un grado II que se destrepa sin demasiadas complicaciones, desde donde continuamos andando.

Tras pasar las "dificultades".


Y desde el Collado Superior de Lliterola continuamos el ascenso hacia la siguiente cima.


Desde donde vemos el descenso completo desde el Perdiguero.


Cima de la Tuca de Lliterola (3.095 m).


Con el Ibón de Lliterola y el Macizo de la Maladeta a un lado.


Y Gourgs Blancs y Seil dera Baquo al otro.


Sin entretenernos más en esta cima, nos dirigimos hacia el Pico Royo, cuya cima es de color rojizo por las rocas que lo componen.

Dejando atrás la Tuca de Lliterola.


Hasta alcanzar una cota previa antes del Pico Royo.


Desde donde todavía vemos el Posets gracias al Portillón de Oò.


La Punta de Lliterola a la derecha y el Pico Royo.


Cuya cumbre alcanzamos inmediatamente.


Cima del Pico Royo (3.121 m).


Observando el recorrido desde el Perdiguero.


Pic Gourdon, Spijeoles y Belloc.


El Lézat frente a nosotros.


Y dejando el Pico Royo atrás, continuamos en dirección a la Punta de Lliterola.


Viendo lo que nos queda hasta llegar a ella.


Descendiendo la amplia cresta.


Y tras el posterior ascenso alcanzamos el punto más alto.


Cima de la Punta de Lliterola (3.132 m).


Observando el Lac du Portillon d'Oô.


Ahora en panorámica con el impresionante Lézat.


El esbelto Maupas.


El Ibón Blanco de Lliterola y al fondo el Valle de Cregüeña.


Y el recorrido realizado hasta aquí.


Después de unos minutos en la cima nos encontramos con los tres montañeros de Girona que van en sentido contrario al nuestro, de camino hacia el Perdiguero después de pasar por los Cabrioules, qué máquinas!

Tras unas palabras con ellos, que se marchan de paso, decidimos continuar hacia la última cima del día para completar nuestra jornada.


Con los impresionantes Cabrioules y la cresta que los une al Maupas.


Mientras echamos un vistazo atrás.


En medio de la cresta, alcanzamos un gran hito a modo de cota intermedia entre la Punta de Lliterola y la Aguja de Lliterola, situada esta última junto al Collado Inferior de Lliterola.

Por si acaso, nos hacemos una foto en esta cota.


Desde donde vemos el Lézat y el Grand Quayrat de nuevo.


La cresta por la que tenemos que continuar.


Y el extinto Glaciar de Lliterola.


Continuamos el descenso de la Punta de Lliterola en dirección a la Aguja de Lliterola, mientras la cresta parece afilarse ligeramente y nos obliga a realizar algún que otro destrepe que, francamente, agradecemos.

Esto se pone un poco interesante.


Y unos metros más abajo, intuimos donde se localiza la Aguja de Lliterola.


Camuflada con la Cara Sur de los Cabrioules.


Así que descendemos hacia ella.


Para ascender hacia su cima.


Mane no tiene muchas ganas de trepar, pensando más en la vuelta que nos queda todavía, así que tras dejar mi mochila me dispongo a ascender al 7º y último 3.000 del día.

Que tiene una trepada entretenida.


Hasta alcanzar el punto más alto.


Cima de la Aguja de Lliterola (3.028 m).


Con el Lézat a mi espalda.


Mientras Mane me observa desde la base de la aguja.


Sin entretenernos más, desciendo de la Aguja de Lliterola y tras recoger mi mochila iniciamos el descenso en dirección al Ibón Blanco de Lliterola sin pasar por el Collado Inferior de Lliterola, confiando en recortar algo de tiempo.

Tras un descenso un tanto incómodo por la sucesión de bloques, buscando el terreno más practicable para bajar y sin rastro de hitos, nos aproximamos al ibón.


Que bordearemos por la derecha.


Echando un vistazo al descenso realizado hasta aquí.


Hasta llegar al ibón.


Y sin entretenernos lo bordeamos contemplando los Cabrioules.


Y alcanzamos el desagüe del ibón hacia el Valle de Lliterola.


En este punto decidimos descender directamente por el Valle de Lliterola hacia el Valle de Benasque, evitando así ascender al Portal de Remuñe, aunque posteriormente tengamos que ascender por la carretera hasta el final de la misma, donde hemos aparcado el coche.

Un último vistazo antes de marcharnos.


Tras despistarnos y meternos por una pared sin salida, que cae sobre el valle, decidimos dar la vuelta sobre nuestros pasos de nuevo hacia el desagüe del ibón.

Pero antes una última mirada al Perdiguero.


Y al Perdigueret.


Al llegar al desagüe del ibón, nuestros amigos de Girona nos han adelantado y están descendiendo por el valle, delante de nosotros, por lo que ahora ya no podemos despirtarnos.

Desde aquí vamos siguiendo los hitos en todo momento, que nos conducen en descenso por la zona más practicable.


Y tras las rocas, avanzamos siguiendo una senda.


Por el lado izquierdo del Barranco de Lliterola en sentido descendente.


Y unos metros más abajo, ya vemos el Valle de Cregüeña.


Mientras la tarde va cayendo.


Sin entretenernos ni un minuto, descendemos lo más rápido que podemos para intentar llegar al coche antes de que anochezca, pensando además en los Kilómetros extra que nos esperan por la carretera.

Dejando atrás el Perdiguero y el Perdigueret.


Mientras continuamos el descenso.


Con las últimas luces sobre el Pico del Alba.


Desde aquí, descendemos por el sendero, perfectamente marcado y señalizado hasta llegar a la carretera A-139, donde nos encontramos a dos de los tres montañeros de Girona, que nos comentan que uno de ellos ha subido corriendo a por su coche.

Tras comentar la jornada de hoy y comentar algo sobre la famosa, sobre todo en Catalunya, Matagallas-Montserrat del fin de semana que viene, donde uno de ellos, Pere, también va a participar, nos insisten varias veces en que nos acercan hasta nuestro coche, por lo que accedemos encantados ahorrándonos así los 3 Kilómetros de subida.

Después de despedirnos de ellos, confiando en volver a coincidir algún día en la montaña o bien en la Matagalls-Montserrat con Pere, recogemos todo y nos marchamos para casa, con varios 3.000 más en el bolsillo.



Para consultar otras Ascensiones a las Cumbres de más de 3.000 metros de los Pirineos, pinchad en este enlace: TRESMILES DE PIRINEOS.


Para consultar otras Ascensiones en el Parque Natural de Posets - Maladeta o en los Pirineos, pinchad en este enlace: INDICE DE ASCENSIONES POR SISTEMAS.